Skip to Content
News

Trump quería revelar sus impuestos en 2013 para mostrar lo inteligente que era por pagar tan poco

(CNN) — La batalla del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por mantener en privado sus declaraciones de impuestos se contrapone con lo que pensaba en 2013 y 2014 respecto a que presentarlas como parte de su candidatura presidencial lo haría parecer un hombre de negocios inteligente que había pasado años reduciendo sus ingresos imponibles, según dos personas con conocimiento de primera mano de conversaciones en el momento.

MIRA: Trump pierde apelación que buscaba evitar que la Cámara obtuviera su declaración de impuestos por citación

Trump finalmente cambió de opinión después de que un asesor dijera que lo convenció de no revelar sus impuestos, y ha pasado años alegando que no puede porque está siendo auditado por el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

Sam Nunberg, asesor político de Trump de 2011 a agosto de 2015, le dijo a CNN que durante una reunión que tuvo con Trump en el verano de 2013 en la Torre Trump, el futuro presidente dijo que se sentía cómodo con mostrar sus declaraciones de impuestos e, incluso, que pensó que eso sería una buena idea. Nunberg asumió que esto se debía a lo poco que Trump debe pagar en impuestos.

“Pensó que podía defender la devolución”, dice Nunberg, quien no vio los retornos de Trump. “De la conversación deduje que creía que era un número bajo y que luciría inteligente”.

Una segunda persona, un exasesor principal de Trump, que también se unió a ellos para almorzar ese día, recuerda que Trump estaba entusiasmado por publicar sus declaraciones por este motivo.

LEE: Juez desestima solicitud de Trump para mantener en secreto su declaración de impuestos en Nueva York

Nunberg recuerda que en ese momento Trump había regresado recientemente de dar un discurso político en Iowa y que su motivación para parecer un hombre de negocios resuelto fue impulsada por la fallida oferta presidencial de Mitt Romney. “Sintió que Romney había evitado verse exitoso”, dice Nunberg. “Romney había posado junto a un carrito de compras en sus jeans. Trump quería parecer lo contrario de eso. Estaba orgulloso de su historial de negocios”.

En mayo de 2014, Trump le dijo a una estación de televisión irlandesa que revelaría “absolutamente” sus declaraciones de impuestos si participaba en la carrera presidencial. “Si decido postularme para un cargo, revelaré mis declaraciones de impuestos, absolutamente”, dijo. “Y me encantaría hacerlo”.

No fue hasta noviembre de 2014 que Trump abandonó la idea, según Nunberg. En ese momento, aún faltaban ocho meses para que anunciara su aspiración a la presidencia. En otra reunión individual en la Torre Trump, Nunberg dice que convenció al magnate de cambiar de táctica y le dijo que las reglas federales de elección lo obligaban a publicar solo un informe financiero amplio, en lugar de sus declaraciones de impuestos completas. A Trump le gustó la idea porque podía mostrar lo rico que era, dice Nunberg.

“Él quería verse rico en lugar de inteligente”, dice Nunberg.

Ni la Casa Blanca, el abogado de Trump, Jay Sekulow, ni la Organización Trump respondieron a una solicitud de comentarios.

Una batalla perdida

Ese cambio de opinión hace casi cinco años ha tenido enormes repercusiones. Durante la campaña de 2016, Trump se convirtió en el primer candidato de uno de los partidos principales en no liberar sus impuestos en más de 30 años.

MIRA: Juez desestima solicitud de Trump para mantener en secreto su declaración de impuestos

Como presidente, se ha enfrentado a numerosos desafíos legales para obtener la liberación de sus declaraciones de impuestos, incluidos algunos por parte de los demócratas de la Cámara de Representantes y el fiscal de distrito de Nueva York.

Al luchar para mantenerlos en privado, Trump ha desplegado una variedad de argumentos tanto legales como prosaicos, que van desde asegurar que está siendo auditado por el IRS hasta simplemente declarar que sus impuestos “no son de su incumbencia”. Trump también ha reconocido que ha luchado por la “muy difícil [tarea de] pagar la menor cantidad de impuestos posible”.

Pero después de una serie de derrotas judiciales, la lucha sin precedentes de Trump por bloquear la publicación de sus declaraciones de impuestos parece legalmente tenue y parece más probable que se dirija a la Corte Suprema.

LEE: Trump cree que Rusia debería ser parte del G7 y la televisión estatal rusa aplaude sus palabras

El viernes, Trump perdió una apelación para evitar que los demócratas de la Cámara citen sus impuestos de su antiguo contador Mazars USA. En un fallo de 2-1, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito de DC confirmó un fallo de un tribunal inferior que decía que la empresa debe entregar ocho años de registros contables.

Trump puede apelar ante la Corte Suprema para detener a Mazars, pero las cortes, incluida la Corte Suprema, se han negado previamente a reducir el poder de citación del Congreso.

Una cuestión de vanidad

La especulación ha girado en torno a por qué Trump no ha liberado sus impuestos, incluido el hecho de que podrían revelar vínculos negados por mucho tiempo con intereses extranjeros o que ha donado vergonzosamente poco a organizaciones caritativas. Los críticos de Trump también han sugerido que una transmisión pública completa de sus registros de impuestos podría demostrar que ha exagerado su riqueza y que no es tan rico como dice ser.

Es esta última razón la más cercana a la verdad, según Nunberg, quien le dijo a CNN que tiene la impresión de que la verdadera motivación de Trump para no liberar sus impuestos era una simple cuestión de vanidad.

Una declaración de impuestos de un desarrollador inmobiliario de Nueva York generalmente lo hace parecer mucho menos rico de lo que realmente es, debido a reglas complejas que incluyen la capacidad de los propietarios de edificios con fines de lucro para descartarlos como pérdidas.

MIRA: Trump bromea sobre la interferencia de Rusia en las elecciones del 2020

Nunberg dice que la razón por la que sugirió que Trump no publicara sus declaraciones de impuestos se redujo a tres factores. Primero, para entonces Trump le había dicho que, de hecho, estaba siendo auditado por el IRS. En segundo lugar, él y Roger Stone, un mentor de Nunberg y exasesor de Trump, comenzaron a darse cuenta de que parte de la historia empresarial de Trump, en particular la bancarrota de la Organización Trump en la década de 1990, sería atacada y los resultados podrían resaltar eso.

En tercer lugar, asumió Nunberg, dado su conocimiento de la práctica fiscal común de los magnates de bienes raíces de Nueva York, probablemente habría una gran discrepancia entre el patrimonio neto de Trump y lo que mostraban sus declaraciones de impuestos, y que esto podría ser difícil de explicar a los votantes en Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur. Nunberg sabía que las leyes fiscales para los desarrolladores de bienes raíces comerciales están notoriamente plagadas de lagunas propias de esa industria.

“Quería que corriera. Quería que se sintiera lo más cómodo posible. No quería complicaciones ni problemas. Lo intenté para que esto no perjudicara a la marca Trump de ninguna manera”, dijo Nunberg.

Cambiar su historia

A principios de 2015, Trump estaba empezando a cambiar ligeramente la forma en que respondía preguntas sobre sus impuestos. En febrero de ese año, le dijo al locutor de radio Hugh Hewitt que “ciertamente mostraría declaraciones de impuestos si fuera necesario”.

Para octubre, lo evadía aún más, al decirle a George Stephanopoulos, de ABC, que estaba considerando liberar sus declaraciones de impuestos. “Estoy pensando que quizás cuando descubramos la verdadera historia en los correos electrónicos de Hillary”, dijo sobre la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

LEE: Trump: Rusia no me ayudó en nada, Rusia quizás ayudó al otro lado

La declaración financiera que Trump presentó ante la Comisión Federal Electoral en julio de 2015 tenía 92 páginas y reclamaba 1.400 millones en activos y 265 millones en pasivos.

Nunberg fue despedido de la campaña en agosto de 2015, poco después de que se publicara el estado financiero.

Durante la campaña presidencial, Trump utilizó la excusa de estar bajo auditoría como la razón principal por la que no podía liberar sus impuestos. Él repitió esa defensa como presidente. Es cierto que cada presidente es auditado cada año, pero no existe una ley que les prohíba publicar sus declaraciones mientras están bajo auditoría.

“El presidente ha luchado contra liberar sus declaraciones de impuestos desde los primeros días de su campaña”, dijo el exasesor principal de Trump, que dice que todavía habla regularmente con el presidente. “No tiene interés en mostrarlos o los habría liberado. Como de costumbre, espero que los demócratas se decepcionen si son liberados, porque podrían demostrar que Trump es un hombre de negocios rico e inteligente”.

Pero en mayo, The New York Times informó que 10 años de los registros de impuestos de Trump que el periódico había visto, a partir de 1985, parecían mostrar exactamente lo contrario, y que Trump había perdido 1.170 millones durante ese período.

El periódico informó que, según los registros de impuestos, Trump habría “perdido” más dinero que cualquier contribuyente individual en todo el país. El abogado de Trump, Charles Harder, le dijo al Times que las declaraciones sobre los registros eran “inexactas” pero sin señalar inexactitudes específicas. Más tarde agregó que las transcripciones del IRS “son notoriamente inexactas”.

En respuesta al diario, un alto funcionario de la Casa Blanca dijo: “El presidente recibió una enorme depreciación y un refugio fiscal debido a la construcción a gran escala y desarrollos subsidiados. Es por eso que el presidente siempre se ha burlado del sistema tributario y dijo que se necesita cambiar las leyes impositivas. Puedes obtener grandes ingresos y no tener que pagar una gran cantidad de impuestos”.

En otras palabras, fueron acertadas las suposiciones de Nunberg sobre por qué las declaraciones de impuestos de Trump serían perjudiciales para la marca Trump.

CNN

Comments

Leave a Reply