Skip to Content

Un exsoldado estadounidense que ahora combate en Ucrania narra los días que pasó atrapado en una “casa de los horrores”

KVIA

Alexandra Ferguson

Irpin, Ucrania (CNN) — Kevin, un estadounidense fornido de unos 30 años, trepa por los escombros carbonizados de una antigua sauna y alumbra con la luz de su iPhone a través del polvo.

“No vamos a ir más lejos, porque este cable está intencionadamente atado a algo y fue enterrado justo aquí”, advierte. “Muchos de los rusos volvieron por algunos de estos lugares y los volvieron a minar, pusieron trampas”.

Kevin forma parte de un grupo de veteranos de las fuerzas especiales extranjeras de élite, principalmente estadounidenses y británicos, que se han alistado para ayudar a la causa ucraniana.

El exsoldado narra que en marzo, el grupo pasó cuatro días en el spa, al que llamaban “la casa del infierno”, con frecuencia a meros 50 metros de las tropas rusas. Era, dice, la posición ucraniana más avanzada en Irpin, un suburbio en las afueras de Kyiv, mientras las fuerzas rusas intentaban avanzar para tomar la capital.

Este suburbio, antes próspero, es ahora sinónimo de presuntos crímenes de guerra rusos, un lugar de peregrinaje para los dignatarios que visitan sus calles llenas de cicatrices. Kevin dice que él y sus hombres fueron de los primeros en presenciar los ataques contra civiles aquí.

A pesar de su carrera como antiguo agente antiterrorista de alto nivel en Estados Unidos, que sirvió en Iraq y Afganistán, Kevin afirma que es aquí, en Ucrania, donde se ha enfrentado a los combates más intensos de su vida.

Dice que él y sus nuevos compañeros de armas han puesto en práctica muchas de las tácticas de guerrilla que se utilizaron contra los militares estadounidenses en lugares como Iraq y Afganistán. Ahora ellos son los insurgentes.

“Todo está mucho más descentralizado”, explica. “Las tácticas de grupos pequeños son definitivamente una gran ventaja aquí”.

No utilizamos el nombre completo de Kevin debido a la naturaleza de su trabajo en Ucrania, y para protegerlo de las represalias rusas.

“Estar en este lado ahora, y escuchar sus conversaciones en su radio, y que ellos sepan, de acuerdo, que están ahí fuera en algún lugar, no sabemos dónde o quién es, definitivamente hay una ventaja en eso”, dice.

Experiencia de combate real

Como muchos veteranos militares, Kevin dice que se había sentido a la deriva desde que dejó el campo de batalla hace varios años. Tenía un trabajo a tiempo completo en EE.UU., pero lo dejó cuando el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, hizo una convocatoria de combatientes extranjeros con experiencia al principio de la guerra.

Llegó al oeste de Ucrania, fue conducido a Kyiv y en cuestión de horas estaba en la primera línea de la batalla por la capital.

Se unió a la Legión Internacional de Ucrania, lanzada por el gobierno en los primeros días de la guerra. El gobierno le paga a él y a sus colegas un modesto salario de entre US$ 2.000 y US$ 3.000 al mes, aunque dicen que han gastado mucho más que eso en la compra de equipos. La Legión Internacional tiene incluso su propia página web, en la que se instruye a los posibles reclutas extranjeros sobre todo tipo de cosas, desde cómo contactar con la embajada ucraniana hasta lo que hay que llevar en el equipaje.

Ucrania forma una legión internacional: dice que tiene 20.000 voluntarios extranjeros

En esas primeras semanas, el gobierno se esforzó por descartar a los farsantes y a los turistas de guerra que no estaban preparados para la situación. Hasta el 6 de marzo, habían recibido más de 20.000 solicitudes, según el ministro de Relaciones Exteriores.

El número de combatientes extranjeros que hay ahora en Ucrania es un secreto de Estado, pero un portavoz de la Legión Internacional dijo a CNN que la “simbiosis” implica que las “posibilidades de victoria de Ucrania aumentan considerablemente”.

“Lo mejor de lo mejor se une a las Fuerzas Armadas de Ucrania”, dijo el coronel Anton Myronovych a CNN. “Son extranjeros con verdadera experiencia de combate, son ciudadanos extranjeros que saben lo que es la guerra, saben cómo manejar las armas, saben cómo destruir al enemigo”.

Por primera vez en su vida, Kevin se defendía de la invasión de un enemigo mejor equipado. Era él, y no el enemigo, quien tenía que preocuparse por los ataques aéreos. No había un plan maestro, ni apoyo aéreo, y no habría evacuación en caso de desastre.

Letales proyectiles rusos de dardos alcanzan hogares en la ciudad ucraniana de Irpin. ‘Están por todas partes”, dicen los vecinos

“Era como una película”, dice. “Fue una locura desde el principio. Empezamos a recibir fuego indirecto, con armas pequeñas. Y yo estaba en una camioneta, conduciendo por la calle”.

“Hay tanques, y por encima de nosotros hay helicópteros. Y puedes escuchar los jets rusos volando. Y en los campos abiertos los rusos estaban dejando caer tropas en helicópteros. Y entonces te quedas como: ‘¡hey, guau!’ Es demasiado”.

Kevin y sus compañeros estaban del lado receptor del fuego de artillería. Durante las batallas en Afganistán, Iraq o Siria, estos soldados extranjeros eran quienes pedían los ataques aéreos y los bombardeos de artillería. Nunca habían sabido lo que era estar en el extremo receptor.

Kevin dice que, ante la realidad de la batalla, muchos extranjeros decidieron marcharse. “Es entonces cuando dicen: ‘Quizá esto no sea para mí’. La primera vez que se acerca un disparo a menos de 20 metros es la primera vez que te dices: ‘Oh, m***da”, dijo.

Día tras día, Kevin y sus compañeros llegaban a la conclusión de que ellos también estaban hartos. Entonces llegaba el día siguiente, con nuevas órdenes y nuevas misiones, y entonces se encontraban a sí mismos decidiendo quedarse. Finalmente, dice, acabaron en el complejo de saunas y gimnasios donde se refugiaron durante cuatro días, incluso mientras el edificio se desintegraba lentamente bajo los bombardeos rusos.

“La llamamos la casa del terror, porque era literalmente una pesadilla”, dice. “Fueron cuatro días realmente miserables en los que dormimos muy poco, con artillería muy pesada y presencia de infantería muy pesada por parte de los rusos. No importaba cuánta gente elimináramos de su lado, ellos seguían viniendo”.

Él y los demás extranjeros estaban “conmocionados”, dice. “Pero los militares ucranianos estaban… tranquilos, fríos, serenos. Como ellos dicen, ‘esto es normal, no te preocupes'”.

Kevin está asombrado por los esfuerzos de los soldados ucranianos.

“Son maestros de la negación del terreno”, dice. “Conocen cada centímetro de la zona. Conocen el pequeño callejón en el que podemos esperar. Saben cómo llegar allí. Saben que aquí podemos escondernos. Saben a qué edificio ir. Y nos dirán antes de que lleguemos, oye, cinco casas más allá hay un sótano muy bonito. Ahí es donde debemos ir”.

“Todo estaba en llamas”

Kevin recorre lo que queda del edificio, arrasado por el fuego. En el gimnasio, las pesas se han deformado por el calor extremo. La goma se ha derretido de los platos.

“Esto era una silla”, dice, señalando una estructura metálica. “Nos artillaban tanto que pusimos esta silla aquí para poder saltar por esta ventana si teníamos que hacerlo a toda prisa”.

Cuando una teja metálica se estampa en el exterior debido al viento, Kevin se sorprende.

En un momento del enfrentamiento, dice, las tropas rusas estaban tan cerca que, mientras estaba tumbado en el suelo en la noche negra, podía oír el crujido de los cristales bajo los pies del enemigo.

Sin embargo, está seguro de que tomó la decisión correcta de venir a Ucrania.

“Cada vez era más evidente para nosotros que era lo correcto”, dice. “Todo estaba en llamas. La artillería era incesante. Ya habíamos visto cómo asesinaban a los civiles sin más”.

Está de acuerdo en que había una ambigüedad moral en las guerras de Iraq y Afganistán.

“Realmente se reduce al bien contra el mal”, dice. “Oirás a los ucranianos llamar a los rusos ‘orcos’. Es porque para ellos es un símbolo del bien contra el mal, como en El Señor de los Anillos: la luz contra la oscuridad”, dijo.

“Los rusos saben perfectamente lo que hacen. Tienen educación. Tienen redes sociales, noticias”, dice. “Nunca entendí por qué mataban a mujeres y niños. Y no fue por accidente. Fue un asesinato. Encontramos a mucha gente al final de la calle atada, disparada, tirada en las vías, atropellada por los tanques. Una barbaridad. ¿Con qué motivo?”.

Investigación de The New York Times revela un posible crimen de guerra en Bucha que involucra a las fuerzas de Rusia

Rusia ha negado repetidamente las acusaciones de crímenes de guerra y afirma que sus fuerzas no atacan a los civiles. La fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, está investigando miles de casos de presuntos crímenes de guerra rusos en todo el país, y el principal fiscal de crímenes de guerra del Tribunal Penal Internacional viajó a Ucrania para investigar.

Kevin dice que siente que ha envejecido cinco años en los últimos tres meses. No sabe cómo explicar a sus amigos lo que está viviendo aquí. No sabe si quiere hacerlo.

Pero sabe que Ucrania “es el lugar donde debo estar”, y planea quedarse en el país en un futuro próximo.

“Hemos visto esto una y otra vez en la historia. La gente me cuestiona todo el tiempo: ‘Oh, esta no es tu lucha’. O, ‘¿Qué estás haciendo allí?’ Sí, pero no era nuestra lucha muchas veces en la historia. Y entonces lo fue. No es tu problema hasta que es tu problema”.

— Olga Voitovych de CNN contribuyó con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content