Skip to Content
News

Tres enfermedades de transmisión sexual alcanzan máximos históricos en EE.UU., muestra nuevo informe

(CNN) — Los funcionarios de salud están alarmados por un aumento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en Estados Unidos.

MIRA: OMS: Un millón de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual diarios

Por quinto año consecutivo, los casos combinados de gonorrea, clamidia y sífilis han aumentado en Estados Unidos, según un informe de vigilancia de enfermedades de transmisión sexual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) publicado este martes.

“En total sumaron 2,4 millones de infecciones que fueron diagnosticadas e informadas solo en el último año”, dijo Elizabeth Torrone, epidemióloga de los CDC que trabajó en el nuevo informe, y agregó que el número combinado marca “la mayoría de los casos” registrados desde que comenzó el monitoreo en Estados Unidos.

Un aumento en la prevalencia e incidencia de enfermedades de transmisión sexual puede tener serias consecuencias e inquietudes para la salud pública, como infertilidad, gonorrea resistente a los medicamentos y sífilis congénita, que pueden causar la muerte infantil.

“Sin embargo, no hace mucho tiempo, las tasas de gonorrea estaban en mínimos históricos, la sífilis estaba cerca de la eliminación y pudimos señalar avances en la prevención de ETS”, escribió en el prólogo del nuevo informe el doctor Gail Bolan, director de la División de Prevención de ETS de los CDC.

LEE: Un millón de casos de enfermedades de transmisión sexual son diagnosticados todos los días, alerta la OMS

“Ese progreso se ha desmoronado desde entonces. El número de casos de sífilis reportados está aumentando después de haber disminuido en gran medida desde 1941, y las tasas de gonorrea ahora están aumentando.

“Muchas mujeres jóvenes continúan teniendo infecciones por clamidias no diagnosticadas, lo que las pone en riesgo de infertilidad”.

Los posibles factores que impulsan este aumento en los casos de ETS, que varían según el lugar donde viva, incluyen un aumento en las personas que se hacen las pruebas y los casos que se diagnostican e informan. También hay una disminución en las personas que usan condones.

El nuevo informe encontró que las tasas de los casos reportados tendieron a ser más altos entre los adolescentes y los adultos jóvenes.

MIRA: Descubre los síntomas y prevención de las enfermedades de transmisión sexual

El nuevo informe de los CDC exige que las agencias federales, estatales y locales empleen estrategias que reduzcan la incidencia de ETS y ayuden a mejorar la salud sexual, reproductiva, materna e infantil.

“Las ETS causan una carga significativa para el sistema de atención médica, tanto en términos de costos médicos directos para el tratamiento de las ETS como del costo personal para las personas que tienen una ETS”, dijo Torrone. “A medida que la epidemia de ETS continúe creciendo en Estados Unidos, los costos médicos directos y la calidad de vida perdida también aumentarán”.

Donde los casos son más altos y más bajos

Cuatro enfermedades de transmisión sexual son monitoreadas a nivel nacional y notificables a los CDC a nivel nacional: clamidia, gonorrea, sífilis y chancroide.

Los estados con las tasas más altas de casos fueron:

Para cada una de esas tres enfermedades, las tasas en la ciudad de Washington fueron más altas que en todos los estados.

“Hemos visto aumentos como la nación en su conjunto ha visto aumentos. Hemos visto algunos saltos más grandes recientemente y hay una serie de factores a los que atribuimos eso”, dijo Michael Kharfen, subdirector principal de la Administración de VIH/sida, Hepatitis, ETS y Tuberculosis en el Departamento de Salud de Washington, que no participó en el nuevo informe de los CDC.

Un factor incluye que los servicios de prueba han sido más fácilmente accesibles, lo que probablemente condujo a una gran prevalencia de casos identificados, dijo Kharfen. El Departamento de Salud de Washington continúa invirtiendo en esfuerzos de detección y pruebas.

MIRA: La incidencia en las enfermedades de transmisión sexual llega a máximos históricos

“Hemos sido muy agresivos al hacer que la detección de ETS esté disponible en muchos entornos clínicos y comunitarios diferentes, particularmente entre los jóvenes, que tienen un número desproporcionado”, dijo.

El nuevo informe, que analizó los datos de ETS para el año 2018, encontró que un total de alrededor de 1,8 millones de casos de infección por clamidia se informaron a los CDC el año pasado, así que es la condición con más notificaciones en Estados Unidos.

El año pasado, las tasas de casos de clamidia por estado variaron de 198,2 casos por cada 100.000 personas en Virginia Occidental a 832,5 casos por cada 100.000 personas en Alaska, según el nuevo informe. La tasa para Washington DC fue de 1.298,9 casos por 100.000, según el informe.

El informe también encontró que un total nacional de 583,405 casos de gonorrea fueron reportados a los CDC el año pasado, así que es la segunda condición con más notificaciones en Estados Unidos.

LEE: El amor en tiempos de las enfermedades de transmisión sexual

Las tasas de gonorrea reportadas subieron 82,6% desde un mínimo histórico en 2009, encontró el informe.

En 2018, las tasas de casos de gonorrea reportados por estados variaron de 43 casos por 100.000 personas en Vermont a 326,7 por 100.000 en Mississippi, según el informe.

La tasa de gonorrea en Washington fue de 611 casos por cada 100.000 personas, según el informe.

El informe también encontró que 115.045 casos de sífilis en todo el país fueron reportados a los CDC el año pasado. En 2018, las tasas estatales de casos de sífilis primaria y secundaria reportados variaron de 1,8 por 100.000 personas en Vermont a 22,7 por 100.000 en Nevada. La tasa de casos de sífilis primaria y secundaria reportados en la capital del país fue de 40,2 casos por 100.000.

Entre otras ETS incluidas en el informe, ha habido una disminución general en los casos de chancroides reportados, en la prevalencia de infecciones por el virus del herpes simple y en la prevalencia del virus del papiloma humano o complicaciones relacionadas con el VPH, como las verrugas genitales, que pueden deberse a tener acceso a una vacuna contra el VPH, según el informe.

“Las consecuencias más trágicas de esta creciente epidemia”

Ha habido un aumento preocupante en los casos de sífilis congénita, que aumenta cada año desde 2013, según el informe. La sífilis congénita es una infección grave, incapacitante y a menudo potencialmente mortal que ocurre en los bebés cuando una madre embarazada que tiene sífilis transmite la enfermedad a su bebé a través de la placenta.

MIRA: El amor en tiempos de las enfermedades de transmisión sexual

“Una de las cosas que realmente se destaca en este nuevo informe son los datos nuevos y actualizados sobre la sífilis congénita, que es una de las consecuencias más trágicas de esta creciente epidemia”, dijo Torrone.

El informe de vigilancia de ETS para 2017 encontró que los casos de sífilis congénita se han más que duplicado desde 2013. El nuevo informe encontró que el año pasado hubo 1.306 casos de sífilis congénita entre los recién nacidos reportados a los CDC.

“Lo más preocupante en ese recuento general de casos: hubo 94 muertes infantiles relacionadas con la sífilis congénita”, dijo Torrone.

“Todos esos casos podrían haberse evitado si las mujeres embarazadas hubieran sido tratadas de manera apropiada y oportuna antes del parto”, dijo. “Realmente necesitamos asegurarnos de que todas las mujeres embarazadas sean examinadas en su primera visita de atención prenatal, tratadas adecuadamente y que sus parejas sean tratadas para evitar la reinfección”.

“Tenemos una amenaza real con la resistencia a los medicamentos”

A medida que Estados Unidos ve estos fuertes aumentos en las ETS, también ha habido una disminución lenta en las opciones de tratamiento para una infección en particular: la gonorrea.

LEE: Tratamiento contra VIH elimina riesgo de transmisión, dice estudio histórico

La amenaza de gonorrea resistente a los antibióticos persiste en Estados Unidos y en todo el mundo. Ha habido un número creciente de casos de gonorrea que son resistentes a algunos de los antibióticos utilizados para tratar la infección.

El año pasado en Reino Unido, un hombre fue infectado con una forma de gonorrea resistente a múltiples medicamentos que era resistente al tratamiento de primera línea, una combinación de los antibióticos azitromicina y ceftriaxona, según Public Health England. El hombre tuvo que ser tratado por vía intravenosa con el antibiótico ertapenem.

“Con la gonorrea en particular, tenemos una amenaza real con resistencia a los medicamentos”, dijo el doctor Mark Mulligan, jefe de enfermedades infecciosas en NYU Langone Health en Nueva York y director del Centro de Vacunas Langone de NYU, que no participó en el nuevo Informe de los CDC.

“Para la mayoría de las gonorreas, nos quedamos con un solo medicamento y si lo perdemos podría volverse intratable”, dijo. “Una necesidad es desarrollar nuevos antimicrobianos para organismos resistentes como la gonorrea. Otra necesidad u otra estrategia para combatir el problema mucho más amplio de la resistencia a los antimicrobianos es usar vacunas para tratar de prevenir las infecciones y, por lo tanto, reducir el impacto de la resistencia a los medicamentos”.

Por qué las ETS están en aumento

El informe tenía algunas limitaciones, incluido que los datos solo incluían casos de ETS que se habían informado a los CDC.

“Para que un caso se represente en el informe, la infección realmente necesita ser diagnosticada e informada”, dijo Torrone de los CDC.

“Sabemos que hay muchas más infecciones que simplemente no se diagnostican ni se tratan”, dijo. “La intervención que necesitamos es realmente poder aumentar el acceso a la detección de rutina, así como a la prevención de calidad”.

Si bien el informe documenta la carga de estas infecciones en Estados Unidos, no señala por qué las tasas están aumentando, pero Torrone tenía algunas ideas.

“Creo que es importante recordar que parte del aumento en los casos se debe a que en realidad estamos haciendo un buen trabajo haciendo que las personas sean examinadas”, dijo Torrone, pero los “aumentos abruptos y sostenidos” en los casos es poco probable que se expliquen simplemente por sólo el aumento de la detección.

“Parte de ese aumento en la incidencia puede deberse a cambios en los comportamientos sexuales”, dijo, como la disminución de las personas que usan condones.

Por ejemplo, los resultados de la Inspección de la conducta de riesgo juvenil de 2017, publicada el año pasado por los CDC, encontraron que entre los estudiantes de secundaria sexualmente activos, la prevalencia del uso del condón durante una experiencia sexual reciente aumentó de 46,2% al 62,8% entre 1991 y 2005, pero luego disminuyó de 62,8% a 53,8% entre 2005 y 2017.

El uso de condones entre hombres que tienen sexo con hombres también ha disminuido, según una investigación anterior.

Los factores socioeconómicos también pueden influir en si alguien se somete a pruebas y se trata de manera oportuna.

La Coalición Nacional de Directores de ETS dijo en un comunicado este martes que “los fuertes aumentos en las ETS se deben en gran medida a los recortes de fondos federales, estatales y locales”.

En 2012, por ejemplo, 52% de los programas estatales y locales de ETS experimentaron recortes presupuestarios, lo que equivale a reducciones en las horas de clínica, seguimiento de contactos y detección de ETS comunes, según los CDC.

“Tenemos una crisis de ETS en EE.UU. porque los programas de prevención se vendieron cortos durante años”, dijo David Harvey, director ejecutivo de la Coalición Nacional de Directores de ETS, en el comunicado.

“Nuestra primera línea de defensa está insuficientemente financiada y abrumada, dejando a los estadounidenses vulnerables a los brotes de ETS, y eso es exactamente lo que estamos viendo”, dijo.

“Las ETS tienen costos humanos y de salud reales. Los bebés que mueren por condiciones prevenibles, como la sífilis congénita, no es un resultado que podamos aceptar. Este es un síntoma desgarrador de la crisis de ETS de nuestra nación. Sin un cambio radical en la forma en que priorizamos la salud sexual en Estados Unidos, solo podemos esperar que las cosas empeoren”.

La coalición —como parte de la Asociación para poner fin a las epidemias de VIH, ETS y hepatitis— pidió al Congreso que aumente los fondos para los servicios de prevención de enfermedades de transmisión sexual de los CDC en 70 millones de dólares. La coalición también pidió que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. se asegure de que su Plan de Acción Federal sobre Infecciones de Transmisión Sexual, anunciado a principios de este año, se finalice y se implemente con urgencia.

La publicación propuesta para el Plan de Acción Federal de Infecciones de Transmisión Sexual 2020.

“Necesidad urgente” de nuevos enfoques para la salud sexual

En general, los hallazgos en el nuevo informe de los CDC no fueron una sorpresa para Mulligan de NYU Langone.

“La razón por la que no es una sorpresa es que hemos estado viendo cosas que se mueven en esta dirección durante algunos años y hemos sabido que esta ha sido un área desafiante donde tenemos problemas con el diagnóstico, problemas con la resistencia a los medicamentos en el tratamiento, la descomposición o la erosión en nuestra infraestructura de salud pública”, dijo, y agregó que hay posibles soluciones.

“Con el fin de cambiar esto nuevamente y volver a los niveles mucho más bajos que teníamos hace varios años, será importante reinvertir en la infraestructura que pueda permitir esas mejoras. “Otro enfoque para cambiar esto es de hecho prevención, y para muchas enfermedades infecciosas, las vacunas han sido la intervención de salud pública más importante para permitir reducciones dramáticas en las tasas de infección”, dijo. “No tenemos una vacuna contra la sífilis, la gonorrea o la clamidia. La inversión en el desarrollo de vacunas es otro enfoque para ayudarnos a controlar las enfermedades de transmisión sexual. “El nuevo informe de los CDC encontró que las tasas de casos de gonorrea reportados el año pasado fueron más altas entre los adolescentes y los adultos jóvenes, al igual que los casos de clamidia. Para la sífilis primaria y secundaria, los casos fueron más altos entre adultos de 25 a 29 años.

Se estima que los jóvenes de 15 a 24 años adquieren la mitad de todos los casos nuevos de ETS y 1 de cada 4 adolescentes sexualmente activas tiene una ETS, según el informe.

“Es alarmante cómo se concentran entre los jóvenes, y para mí realmente habla de la necesidad de mejorar nuestro juego en la educación de los jóvenes no solo en los conceptos básicos de la educación sexual sino también en la educación sexual y la educación de las relaciones”, dijo Rob Stephenson, una profesora y directora del Centro de Disparidades de Salud y Sexualidad de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, que no participó en el nuevo informe de los CDC.

“Creo que también habla bastante “Necesitamos que seamos un poco más creativos en la forma en que conocemos a las personas donde se encuentran en las pruebas de infección de transmisión sexual”, dijo Stephenson.

“También deberíamos pensar en nuevas fronteras en las pruebas de infección de transmisión sexual. Ahora es posible evaluar a las personas en su propia casa, con kits de autorecolección y brindarles asesoramiento a través de telesalud”. “Solo necesitamos alejarnos de los modelos clínicos tradicionales y ser un poco más creativos con la forma en que llegamos a los jóvenes”.

CNN

Comments

Leave a Reply