Skip to Content
Noticias

Violentos disturbios paralizan Santiago, una de las ciudades más grandes de América Latina: lo que hay detrás de las protestas en Chile

(CNN) — Vidrios rotos y calles llenas de ladrillos en Santiago fueron el resultado de más protestas violentas el lunes, lo que llevó al Gobierno de Chile a extender el toque de queda en la capital por tercer día consecutivo.

Tiendas y negocios han sido saqueados e incendiados, y las estaciones de metro han sido vandalizadas y cerradas al público debido a manifestaciones generalizadas por las desigualdades económicas, los costos de vida y el aumento de la deuda en Chile, un país usualmente estable.

Miles de manifestantes participaron en una protesta masiva en la Plaza Italia de Santiago el lunes, golpeando tambores y sartenes y pidiendo la expulsión del presidente conservador Sebastián Piñera, en protestas que han paralizado una de las ciudades más grandes de América Latina.

Cifra de muertos durante protestas en Chile se eleva a 15

Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad han provocado la muerte de 15 personas, ocho de estas el domingo, en el día más mortífero de las manifestaciones.

La mayoría de las muertes se registraron en Santiago y ocurrieron durante el saqueo y la quema de la ciudad, dijo el martes el subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla, a periodistas.

Las autoridades chilenas dijeron que al menos tres ciudadanos extranjeros, incluidos dos ciudadanos colombianos y un ecuatoriano, estaban entre los muertos, una cifra que CNN no ha confirmado de forma independiente.

Las protestas comenzaron hace ocho días por un aumento de precios propuesto para los boletos de metro en la ciudad capital, Santiago, pero desde entonces se han expandido, revelando una ira profunda entre los chilenos comunes que sienten que han sido excluidos del crecimiento económico del país.

Chile es uno de los países más ricos de América Latina, pero también tiene uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos en el mundo.

Muchos trabajos son informales o temporales, y jóvenes y mujeres están entre los que más luchan por encontrar trabajo calificado y de calidad. Los llamados para que se haga una reforma económica más amplia sobre una serie de cuestiones que incluyen pensiones, atención médica y educación pública muestran las grietas en el progreso del país desde su transición a la democracia en 1990.

Piñera anunció la suspensión de la subida de precios del metro el sábado, pero hizo poco para calmar el agitación. El lunes por la noche, el Senado chileno aprobó la cancelación del aumento de tarifa propuesto, y los senadores condenaron los actos de violencia y pidieron más unidad y empatía para resolver los problemas del país.

Piñera dijo en una conferencia de prensa el lunes por la noche que escuchó la difícil situación del pueblo por una vida mejor e insistió en que “la violencia no prevalecerá”. También anunció planes para reunirse con diferentes grupos, incluida la oposición, el martes para encontrar soluciones para el país en crisis.

El presidente había enfurecido previamente a los manifestantes diciendo que “estamos en guerra con un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible”.

Un militar se entrega por muerte de manifestante en Chile

Militares en las calles

El toque de queda extendido, que se estableció por primera vez el sábado, comenzó a las 8 pm hora local el lunes en Santiago y terminó a las 6 am del martes 22 de octubre.

Varias ciudades del país también ha sido puestas en estado de emergencia ya que miles han salido a las calles. La sede corporativa de una empresa de servicios públicos en el centro de Santiago fue incendiada el viernes, y el sábado, en la ciudad portuaria de Valparaíso, las oficinas del periódico más antiguo del país, El Mercurio, fueron incendiadas, informó Reuters.

La Policía detiene a un manifestante dunrate una protesta en Santiago, Chile, el 19 de octubre.

Cientos de vuelos fueron cancelados desde el aeropuerto de Santiago durante el fin de semana y las escuelas han cerrado. Las imágenes en las redes sociales muestran largas filas de personas afuera de los supermercados en la capital esperando comprar alimentos y suministros.

El gobierno respondió desplegando miles de policías y soldados armados para sofocar los disturbios, la primera vez que se desplegó el ejército desde que la dictadura militar de 17 años del general Augusto Pinochet terminó en 1990. Imágenes de vehículos blindados rodando por las calles de Santiago es un claro recordatorio de esa época de brutal represión en la que casi 2.300 personas desaparecieron y 40.000 fueron torturadas.

El lunes, la alto comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y expresidenta chilena Michelle Bachelet instó al diálogo entre manifestantes y autoridades y pidió una investigación independiente sobre las muertes y lesiones.

“Hay inquietantes denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad y armadas, y también me alarma la noticia de que a algunos detenidos se les ha negado el acceso a abogados, que es su derecho, y que otros han sido maltratados mientras estaban detenidos”, dijo Bachelet.

Citando al Ministerio del Interior de Chile, Bachelet dijo que 1.906 personas han sido detenidas desde que comenzaron las protestas.

Muertos, heridos, saqueos, incendios y el ejército en las calles por primera vez en 30 años: cinco claves de la crisis en Chile

Economía estable pero desigual

En un informe reciente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo que la calidad de vida ha mejorado para los chilenos en las últimas décadas y que la disminución de la tasa de pobreza es mejor que la de Estados Unidos.

Pero hay un abismo entre el 10% más rico y el 10% más pobre de su población. Según la OCDE, casi un tercio de los trabajadores chilenos están empleados en trabajos informales o no permanentes, y uno de cada dos chilenos tiene poca alfabetización.

Muchos chilenos dijeron que están frustrados con el aumento de los costos de vida, los bajos salarios y lo que ven es un sistema de pensiones inadecuado.

“Esta no es una simple protesta por el aumento de las tarifas del metro, es un torrente de años de opresión que ha afectado principalmente a los más pobres”, dijo a Reuters Karina Sepúlveda, una estudiante de antropología, en una protesta en el centro de Santiago el domingo.

“La ilusión del modelo Chile ha terminado. Los bajos salarios, la falta de atención médica y las malas pensiones han cansado a la gente”, agregó.

Catalina Magaña, vocera de la Confederacion de Estudiantes de Chile (Confech), dijo que las manifestaciones se deben al descontento de la gente en ese país.

“Esto es lo que se está viviendo en Chile durante todos días desde que se anunció el alza de pasaje, este es el descontento de la gente en realidad. Son años de represión, son años de vivir en la miseria, son años de que el Gobierno impone medidas a costa de la gente y cuando uno sale a las calles a exigir sus derechos, a exigir vida digna, nos ponen las fuerzas represivas”, le dijo Magaña a CNN en Español este lunes.

Otros han dirigido su ira hacia el presidente Piñera, un multimillonario de centro derecha a quien fotografiaron comiendo en un restaurante italiano de lujo mientras se producían protestas.

Piñera fue reelegido en 2017 después de gobernar el país de 2010 a 2014 con la promesa de transformar su patria en una nación desarrollada para 2020.

En una entrevista con el Financial Times una semana antes de que comenzaran las protestas, el presidente comparó a Chile con otros países de América Latina arruinados por la agitación económica y política.

“Argentina y Paraguay están en recesión, México y Brasil estancados, Perú y Ecuador en una profunda crisis política y en este contexto Chile parece un oasis”, dijo Piñera.

Santiago será el anfitrión de los líderes mundiales en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) del 11 al 17 de noviembre. Pero en lo que sería un duro golpe para Chile, los disturbios podrían amenazar la cumbre y una reunión comercial muy esperada entre Estados Unidos. El presidente Donald Trump y el presidente chino Xi Xinping.

— Jackie Castillo, Matt Rivers, Aimee Lewis, Daniel Silva Fernández, Flora Charner, Florencia Trucco y Claudia Domínguez de CNN contribuyeron con este texto.

CNN