Skip to Content
Noticias

No solo cuides a los que ayudan; sé alguien que ayuda

(CNN) – “Cuida a los que ayudan”.

Es una buena linea. Gracias señor Rogers. Y su resistencia no es sorprendente.

La presencia de los que ayudan nos ofrece esperanza en momentos de caos. El mundo puede sentirse terrible en este momento, con una pandemia que se extiende por todo el mundo, pero, de alguna manera, todavía hay personas que se preocupan por los demás.

Gente que ayuda a desconocidos durante la pandemia de coronavirus

Aún mejor, esas personas piensan que el cuidado de los demás, el ingrediente clave para mantener los lazos sociales, todavía vale la pena. Sus acciones nos recuerdan que, después de todo esto, quedará algo por lo que vale la pena luchar por preservar.

Ayudar no solo debe ser algo que admiramos desde la distancia. Cuando tenemos la posibilidad de ayudar, recuerda, primero debes ponerte tu máscaras de oxígeno; hay una serie de buenas razones para que todos lo intentemos.

Ayudar a los demás nos hace sentir mejor

Existe una gran cantidad de investigaciones que demuestran que hacer el bien a los demás nos hace sentir mejor.

Un estudio de 2016 (PDF) que usó neuroimagen descubrió que la generosidad nos hace más felices, un hallazgo replicado por numerosos otros estudios que utilizan otras metodologías. Otro estudio de 2009 monitoreó a personas de entre 18 y 60 años, y descubrió que quienes realizan actos de bondad se sienten más satisfechos con sus vidas que quienes no lo hacen. La lista sigue y sigue.

Los psicólogos se refieren a este impulso como un subidón de ayuda y creen que nuestro cerebro crea endorfinas cuando realizamos actos de bondad. Los centros de placer de nuestros cerebros se iluminan cuando damos.

Consejos de un profesor: así puedes educar a tus hijos en casa en medio de la emergencia por el coronavirus

Los cerebros de nuestros hijos no son diferentes. Existen numerosos estudios que demuestran generosidad en niños (PDF) y empatía a partir de los seis meses. Pero probablemente no necesites un estudio que te diga qué tan bien se sienten los niños cuando dan por sí mismos. Piensa en esas sonrisas.

Ahora, por supuesto, no solo debemos dar a los demás para ayudarnos a nosotros mismos. De hecho, la investigación sugiere que es poco probable que tales intentos de jugar con nuestros sistemas de generosidad produzcan los resultados deseados.

Pero a medida que improvisamos nuestras estrategias de afrontamiento familiar en este momento, no hace daño tener en cuenta que los intentos bien intencionados de generosidad producen recompensas para todas las partes involucradas. La sinceridad es clave y es la parte que será más difícil de enseñar a tus hijos.

Anima a tus hijos a convertirse en personas que ayudan

Una de las maneras más fáciles de enseñar a tus hijos a que ayuden es que tú ayudes más.

“El modelado, también llamado aprendizaje observacional, es una de las herramientas más subestimadas y mal utilizadas por los padres”, dijo Alan Kazdin, profesor de psicología y psiquiatría infantil en la Universidad de Yale.

Kazdin explicó que la modelación de la generosidad puede comenzar simplemente apreciando la generosidad en los demás. ¿Escuchaste algo bueno que alguien hizo por alguien más? Enfatízalo.

Cuando los padres lo hacen ellos mismos, deben acostumbrarse a contarles a sus hijos. Aunque, lo más importante, no presumas de ello. “Se instructivo, amable y gentil, en lugar de justo”, agregó Kazdin. (Esta no debería ser una oportunidad para que los padres presuman).

Crea una rutina familiar efectiva cuando estés confinado en casa por el coronavirus

Lo sorprendente de modelar, explicó Kazdin, es cómo puede enseñar a nuestros hijos habilidades sin que ellos realmente hagan nada. Podemos cambiar quiénes son simplemente siendo las personas en las que queremos que se conviertan.

Kazdin dijo que las redes espejo del cerebro, el maravilloso truco de la mente que nos permite sentir que estamos haciendo lo que vemos que hacen los demás, es probablemente el responsable. Nuestros niños pueden experimentar el arco de dar, el rubor inicial de la generosidad, la ejecución de la acción y la ayuda a través de nosotros.

Comienza en pequeño y luego practica

Para que los niños ayuden por su cuenta desde un lugar sincero, Kazdin sugiere comenzar de a poco y practicarlo una y otra vez. Hacer algo simple como decir “gracias” o “te amo” a la abuela, incluso si no tiene emociones y es rutinario al principio, eventualmente se internalizará. Este es especialmente el caso si pueden ver lo feliz que hace a la abuela, y sus padres notan levemente lo mismo.

Maryam Abdullah, directora del programa para padres en el Gran Centro de Ciencias de la Universidad de California, Berkeley, dijo que los padres deben prestar mucha atención al estado emocional de sus hijos antes de alentarlos a realizar actos de generosidad por su cuenta. Si parecen angustiados, este no es el momento adecuado para presionar.

Pero si parecen capaces de pensar fuera de sí mismos, hay algunas maneras de ayudarlos a aprovechar sus lados generosos. Por un lado, intenta aprovechar sus fortalezas y darles ejemplos de cómo usar esa fuerza para ayudar a otra persona. ¿Les gusta dibujar? ¿Contar chistes? ¿Pueden compartir?

Concéntrate en los intereses de tus hijos

Los padres también pueden aprovechar los intereses de sus hijos. ¿Les gustan las nutrias? ¿Parques? ¿Pastelillos de una tienda local que actualmente tiene un GoFundMe? Quizás podrían donar parte del dinero de su mesada a lo que sea que aman.

¿Hay algún vecino mayor o alguien de su comunidad religiosa que podría beneficiarse con alguna manera de contacto en este momento? Quizás tus hijos puedan hacerles un dibujo o escribirles una carta. O puedes ofrecer comprarles comestibles y tu hijo y tú hacen la entrega (desde la distancia). También podrían ayudar a un padre a organizar y recaudar donaciones de suministros médicos para un hospital local.

El ritual de la cocina que nos ayuda a mi familia y a mí a pasar la pandemia

Hacer el bien también puede tener lugar entre amigos y familiares.

Tal vez tu hijo aprenda sobre el poder de comunicarse con un amigo o un pariente durante un momento difícil. Simplemente diciendo “¿cómo estás?” en el momento adecuado, con la intención correcta, puede calificarse absolutamente como una buena acción.

También hay mucho potencial en casa.

Cada hermano o miembro de la familia puede tener una idea de algo agradable que hacer el uno por el otro. Podrían hornear las galletas favoritas de su hermana. Podrían dejar que su hermano pequeño eligiera la caricatura durante el tiempo de televisión. Podrían dar un paseo en bicicleta con papá, a pesar de que preferirían caminar.

“Preséntalo como una oportunidad en la que ellos también tienen voz. Deseas capitalizar sus propias motivaciones intrínsecas, porque eso aumenta la probabilidad de que se sientan bien haciéndolo y tengan esa sensación cálida y resplandeciente después”, dijo Abdullah.

Casi tan importante como el acto es reflexionar sobre ello después, explicó. Los padres deben celebrar a sus hijos por hacerlo y ayudarlos a comprender las ramificaciones de su buena acción. Abdullah dijo que esto es especialmente importante para los niños mayores, ya que “les ayuda a contar sus historias. ‘Esto es lo que soy. Este es el tipo de persona que quiero ser”’.

Para los niños más pequeños, Abdullah recomienda mantener los proyectos de dar a ideas en las que es probable que tengan éxito.

“Deseas sentirte exitoso. La investigación muestra que si le pides a un niño que te ayude y le das una tarea en la que no tuvo éxito, puede socavar su deseo de ayudar en el futuro”.

Un hombre gastó 900 dólares de sus ahorros para comprar gasolina a más de 50 enfermeras y enfermeros en Detroit

Con nuestros hijos y con nosotros mismos, este no es el momento para esperar la santidad. Algunos días, sentiremos que merecemos el Premio Nobel de la Paz solo por hacer que todos se laven los dientes mañana y noche.

Pero cuanto más tiempo permanezcamos en este estado incierto, aislado y aterrador, más necesitaremos buscar formas de sentirnos conectados con otras personas y sentirnos bien. Lo que hace que ayudar sea tan excepcional es que nos permite hacer ambas cosas a la vez.

CNN

Comments

Leave a Reply

Skip to content