Skip to Content
Noticias

ANÁLISIS | La retórica electoral de Trump dificulta la recuperación mientras los estadounidenses enfrentan mayores temores

(CNN) — El presidente Donald Trump finalmente confirmó el jueves que dejará la Casa Blanca en enero después de semanas de hundir a EE.UU. en un período oscuro de incertidumbre –donde el destino de la democracia a veces parecía estar colgando de un hilo– pero ignoró en gran medida los crecientes desafíos que su sucesor está enfrentando mientras él sale.

«Va a ser algo muy difícil de admitir», dijo Trump a los periodistas el jueves por la noche en la Sala de Recepción Diplomática, donde repitió sus afirmaciones infundadas de «fraude masivo». Y dijo que si el Colegio Electoral declara a Biden como ganador habrán «cometido un error.»

El encuentro de Trump con los reporteros después de una llamada con miembros del servicio estadounidense no llegó a ser una concesión. Continuó lanzando falsedades sobre un fraude electoral que simplemente no existe, se negó a decir si asistiría a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden y arrojó críticas peligrosas sobre el sistema electoral en Georgia, un estado donde perdió pero planea hacer campaña el próximo mes por dos senadores republicanos que enfrentan una segunda vuelta que determinará el control del Senado de Estados Unidos.

Encuentro de Trump con periodistas

Más notablemente, Trump continuó promoviendo su falsa narrativa de que EE.UU. está dando la vuelta a la esquina de la pandemia, pero reconoció que se irá el próximo año, y les dio una conferencia a los periodistas para que «no permitan que Joe Biden se atribuya el mérito» del desarrollo de las vacunas contra el coronavirus «porque las vacunas fui yo y empujé a la gente más de lo que nunca antes».

Los comentarios reflejaron de inmediato el impresionante narcisismo del presidente y su incapacidad para enfrentar la ansiedad y el dolor financiero que tantos estadounidenses enfrentan esta semana festiva, mientras las filas en los bancos de alimentos se extendían por cuadras y los hospitales enfrentaban nuevamente los límites de capacidad.

El mensaje

Pero sus comentarios fueron bienvenidos aunque solo sea como una admisión de que Trump, quien esencialmente ha abdicado de su liderazgo en la pandemia, dejaría los terrenos de la Casa Blanca en enero, permitiendo que una nueva administración intente sacar a la nación de su cada vez más profunda crisis que el presidente se ha negado en gran medida a ver o reconocer.

El presidente electo trató de animar a los estadounidenses cansados con un mensaje esperanzador de Acción de Gracias esta semana, prometiendo que esta «temporada sombría de división» pronto daría paso a un año de luz y unidad. Pero además de noticias alentadoras sobre la efectividad de las vacunas en desarrollo, las noticias en estas tumultuosas semanas desde las elecciones han señalado en gran medida los innumerables desafíos que enfrenta Biden — desde los millones de estadounidenses que están a punto de caer por un precipicio financiero cuando expiren los beneficios de desempleo, hasta la complejidad que enfrenta al desarrollar un plan de distribución para la vacuna contra el coronavirus y luego convencer a los estadounidenses escépticos para que se la pongan.

Millones al borde del precipicio financiero

Las imágenes de estadounidenses inundando las despensas de alimentos en todas las ciudades de EE.UU. esta semana (más de 50 millones de estadounidenses podrían enfrentar inseguridad alimentaria para fin de año, según Feeding America) fueron un escalofriante recordatorio del costo de la división e intransigencia de Washington, ya que los miembros de la Cámara y el Senado estaban de vacaciones esta semana sin señales de otro paquete de estímulo pandémico de emergencia a la vista.

LEE: ANÁLISIS | En Trump y Biden chocan la realidad y la fantasía en Acción de Gracias

Aunque más de 20 millones de estadounidenses todavía recibían algún tipo de beneficios por desempleo a principios de noviembre y otros 778.000 presentaron solicitudes de desempleo por primera vez la semana pasada, según un nuevo informe del Departamento de Trabajo, los líderes republicanos y demócratas en el Congreso han demostrado ser incapaces de siquiera reunirse para negociar otro paquete de ayuda.

División

Se han mantenido divididos a lo largo de esas líneas partidistas a pesar de que los beneficios pandémicos de emergencia aprobados por el Congreso en marzo están programados para expirar el 26 de diciembre para unos 7,3 millones de trabajadores, contratistas independientes, autónomos y otros estadounidenses que no calificaron para los beneficios de desempleo regulares en sus estados, según un análisis de The Century Foundation. Otros 4,5 millones de estadounidenses, a quienes se les asignó 13 semanas adicionales de desempleo más allá de las 26 semanas que normalmente ofrecen la mayoría de los estados, enfrentan el mismo límite de diciembre.

The Walt Disney Company acaba de anunciar que despedirá a 32.000 empleados el próximo año. Y gran parte del alivio para las pequeñas empresas ya se ha agotado, y otras protecciones de las que los estadounidenses en apuros han dependido, como una moratoria sobre los desalojos y los pagos diferidos de hipotecas y préstamos para estudiantes, también se están venciendo.

«No podemos seguir recibiendo estos golpes»

La incapacidad de los líderes para trabajar juntos en Washington está siendo sentida agudamente por los propietarios de pequeñas empresas y los trabajadores que, una vez más, ven sus medios de vida comprometidos a medida que las ciudades y jurisdicciones de todo el país imponen nuevas limitaciones a las empresas para tratar de controlar el número vertiginoso de casos de covid-19.

A medida que el condado de Los Ángeles cerró el comedor al aire libre nuevamente esta semana, con la región enfrentando una escasez esperada de camas de UCI dentro de dos a cuatro semanas, el restaurador Tom Sopit dijo que la medida «devastaría y diezmaría» su industria una vez más.

«No podemos seguir recibiendo estos golpes, especialmente sin ayuda federal o ayuda de nadie más», dijo Sopit a Kate Bolduan de CNN. «Esto simplemente no puede continuar sin ayuda».

«Algunos de mis empleados todavía están atrasados en el pago del alquiler, algunos de ellos viven de nómina en nómina y, nuevamente, no hay alivio federal. El Senado está de vacaciones», dijo Sopit, el propietario de Employees Only, en «Erin Burnett OutFront» el miércoles . «Cada vez que nos cierran, necesitan asegurarse de que haya alivio para ayudarnos en este momento».

Biden pide unidad

Aunque Biden se postuló para presidente con una plataforma en la que podría trabajar con líderes de ambos lados para forjar un compromiso, aún no hay indicios de si puede llevar al Congreso a la acción en un momento en que muchos republicanos, que temen a Trump, aún no han reconocido siquiera su victoria electoral.

Biden instó a los miembros del Congreso a «unirse» y aprobar un paquete de ayuda de covid como la Ley de Héroes, el paquete que supera los 2 billones de dólares que se aprobó en marzo.

Pero incluso cuando la Casa Blanca de Trump estaba comprometida, que ya no es el caso, los republicanos se opusieron al tamaño del paquete que proponían los demócratas (así como las cifras en dólares que Trump dijo que aceptaría). Aunque el líder de la mayoría, Mitch McConnell, señaló esta semana que estaría abierto a «un proyecto de ley dirigido» en algún lugar del orden de medio billón, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, hasta ahora no ha estado dispuesta a ceder en su resistencia a una propuesta de paquete más pequeño y fragmentario.

La complicada tarea de distribuir la vacuna en EE.UU.

No es solo la falta de alivio económico lo que podría producir un comienzo inestable para Biden, como advierten algunos economistas sobre una recesión de doble caída. Él y su equipo están tratando de prepararse para la complicada tarea de distribuir la vacuna y convencer a los estadounidenses de que se la pongan en un momento en el que aún no están claros los detalles de la financiación de cómo se llevaría a cabo.

En octubre, los departamentos de salud y los funcionarios que administrarán la distribución de la vacuna le dijeron a Pelosi, McConnell y otros líderes importantes del Congreso en una carta que necesitarían US$ 8.400 millones para distribuir una vacuna de covid-19 en el próximo paquete de fondos suplementarios de emergencia para la pandemia. Muchos estados con problemas han ideado sus planes de distribución de vacunas en gran parte sin saber cómo cubrirán los enormes costos.

La cifra de US$ 8.400 millones cubriría el reclutamiento y capacitación de trabajadores, la modernización de datos, la gestión de la cadena de suministro de frío para transportar de manera segura ciertas vacunas a bajas temperaturas y dinero para combatir la desinformación sobre las vacunas, entre otros costos.

LEE: ¿Cómo funcionan las diferentes vacunas contra el coronavirus? Aquí un vistazo

Los expertos esperan que los anuncios de Pfizer / BioNTech y Moderna de que sus vacunas son más del 90% efectivas ayuden a abordar el escepticismo sobre las vacunas. Pero una encuesta de Gallup publicada el martes mostró que más del 40% de los estadounidenses todavía dicen que no estarían de acuerdo en recibir una vacuna aprobada por la FDA para prevenir el coronavirus si estuviera disponible sin costo.

Escepticismo

Esa fue una mejora con respecto a octubre, cuando solo la mitad de los estadounidenses dijeron que buscarían una vacuna, pero señaló el fuerte escepticismo sobre las vacunas en EE.UU. que Biden tendrá que superar. La desconfianza por las vacunas es aún más profunda en las comunidades negras y latinas que han sido afectadas de manera desproporcionada por el virus, lo que apunta a la necesidad de que el Congreso ponga fondos a disposición para una campaña de educación sobre vacunas.

El Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, abordó la necesidad de abordar el escepticismo en la comunidad negra en una entrevista con theGrio esta semana.

Fauci señaló que «históricamente, en particular la comunidad negra y, hasta cierto punto, la comunidad LatinX ha sido tratada de una manera que históricamente ha sido vergonzosa desde hace décadas», dijo Fauci a Byron Allen, director ejecutivo de Entertainment Studios, quien realizó la entrevista.

«No es fácil de olvidar»

«Eso no es fácil de olvidar», dijo. «Así que tenemos que acercarnos a la comunidad y explicarles que hemos hecho todo lo posible para que este sea un proceso transparente e independiente».

Señaló la importancia no solo del mensaje, sino de encontrar a las personas adecuadas para transmitirlo y generar confianza.

«No quieres que solo un hombre blanco con un traje como yo vaya a la comunidad y diga: ‘Créanme, soy del gobierno federal’», dijo. «Así que realmente quieres gente comprometida, que sea realmente respetada en la comunidad».

CNN

Comments

Leave a Reply

Skip to content