Skip to Content
Noticias

Dentro de una operación de tráfico de inmigrantes a través de la frontera entre Estados Unidos y México

Ciudad Juárez (CNN) — El sedán azul se parecía a cualquier otro por una carretera mexicana hasta que el sol de media mañana destelló sobre largas y delgadas piezas de metal atadas al lado izquierdo del automóvil: una columna de varillas de unos 6 metros de largo estaba atada precariamente al espejo lateral.

En la mayoría de otros lugares de México, esto podría haber significado solo que algunos trabajadores realizaban una construcción sin el camión adecuado para el trabajo.

Pero este automóvil conducía a lo largo del muro fronterizo en Ciudad Juárez, una ciudad al sur de la línea entre Estados Unidos y México, con El Paso, Texas, al otro lado, una ciudad donde abunda el tráfico de personas.

Dos traficantes de personas, llamados ‘polleros’ en esta parte del mundo, iban en el auto junto con dos migrantes en el asiento trasero que querían cruzar ilegalmente a Estados Unidos. Y como pronto veremos, el grupo usaría esa columna de barras de refuerzo como una escalera improvisada para levantar a esos dos migrantes por encima del muro y hacia EE.UU.

Decenas de miles de migrantes llegan a la frontera de Estados Unidos cada semana, con un número récord de menores no acompañados entre ellos. El aumento en los números ha abrumado una vez más a un sistema de inmigración estadounidense que no estaba preparado, que se ha enfrentado a este tipo de crisis repetidamente en los últimos años, pero aún no ha resuelto problemas arraigados como tribunales de asilo sobrecargados e instalaciones mal equipadas para albergar a niños.

El resurgimiento también ha puesto un enfoque renovado sobre el papel que juegan los traficantes de personas para llevar a tantos migrantes a la frontera.

Un traficante de personas dirige a dos migrantes hacia el muro en la frontera de Estados Unidos y México en Ciudad Juárez, México, arrastrando la escalera improvisada.

El negocio del tráfico de migrantes

Los traficantes son hermanos y dirigen el negocio desde la casa de su familia, traficando personas a Estados Unidos con la ayuda del hijo de 14 años de uno de los hermanos. Las escaleras improvisadas en el patio trasero fueron la única revelación involuntaria real del negocio familiar.

«Es superligero», dijo el joven de 14 años, levantando una de las escaleras. Trabaja con su padre y su tío que transportan entre 10 y 35 migrantes por semana en promedio, dice.

Últimamente, ese número ha estado en el lado alto.

«Decenas de personas cruzan todos los días por aquí, es muy alto», dijo un hermano. «Desde lo alto de la pared en mi patio trasero se puede ver gente corriendo, muchas personas están saltando la pared».

Hay pocos datos para cuantificar el número exacto de migrantes que utilizan los servicios de los traficantes para realizar este viaje. Pero la mayoría de los expertos están de acuerdo en que muchos han utilizado a un traficante durante al menos una parte de su viaje, en formas que pueden variar desde un viaje en taxi entre ciudades hasta un servicio «todo incluido» que lleva a los migrantes de principio a fin.

El muro fronterizo en la frontera de EE.UU-México que separa El Paso, Texas, y Ciudad Juárez, México.

Un informe de 2018 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estimó que más de 800.000 migrantes de todo el mundo fueron introducidos ilegalmente en México y, desde allí, introducidos ilegalmente o que intentaron ingresar ilegalmente a EE.UU. anualmente, según una revisión de datos de 2014. y 2015.

Solo una fracción de los migrantes evita ser atrapada antes de llegar a su destino final en Estados Unidos, a pesar de las enormes tarifas requeridas para hacer el viaje.

Los costos pueden variar desde unos pocos cientos de dólares hasta decenas de miles, dependiendo de una serie de factores, en gran parte basados en la distancia total del viaje y la cantidad de fronteras que se deben cruzar, según el informe. Las cantidades pueden dejar a los migrantes sin un centavo, muchos de los cuales están migrando en primer lugar debido a la pobreza extrema en sus países de origen.

El informe de la ONU estimó que el negocio de entrar gente ilegalmente a México y a Estados Unidos valía alrededor de US$ 4.000 millones anuales utilizando datos de 2014 y 2015, una estimación que el organismo considera conservadora.

Biden: Terminemos nuestra guerra sobre inmigración 2:36

Una operación de cártel

Una gran parte del dinero gastado en el tráfico de personas llega a manos del crimen organizado, especialmente en México, donde los expertos dicen que los cárteles operan con una impunidad casi total.

«El contrabando de personas es una industria multimillonaria y me atrevería a adivinar que se acerca a una industria de US$ 1.000 millones [solo en México]», dijo Víctor Manjarrez, exjefe del Sector de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas.

Manjarrez dice que los grupos del crimen organizado han usado el dinero para crear sofisticadas redes de contrabando que en algunos casos operan a nivel transnacional. «Es casi como una empresa de Fortune 500 que se ocupa de su cadena de suministro», dijo. «Es un negocio despiadado. [Los cárteles] ven a los migrantes como si fueran mercancías, no personas, y definitivamente son explotados».

Uno de los dos hermanos entrevistados por CNN que trafica personas en Ciudad Juárez dijo que fue reclutado para el trabajo después de mudarse a su casa en la frontera. «Algunos chicos me preguntaron si quería unirme y les dije que sí. Por eso estoy aquí».

En este caso, los «chicos» a los que se refería eran miembros del cártel de Juárez, uno de los grupos del crimen organizado más antiguos y poderosos de México, para el que los contrabandistas dijeron trabajar directamente.

Cada migrante debe pagar al cártel US$ 2.000 para cruzar la frontera aquí con la ayuda de un traficante, dijeron los dos hermanos a CNN. Eso se suma a lo que estos migrantes tuvieron que pagar solo para llegar a la frontera.

Los contrabandistas luego reciben un salario, o una comisión, del cártel por su trabajo. Es un sistema que se desarrolla a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Diferentes cárteles controlan grandes secciones de la frontera, comúnmente llamadas ‘plazas’. Luego, esos grupos controlan lo que cruza la frontera ilegalmente en estos territorios, ya sean drogas o personas.

Los traficantes de personas que operan en estas áreas casi siempre operan de dos maneras: o trabajan directamente para el cártel que está a cargo de esa plaza individual o trabajan de forma independiente, pero tienen que pagarle al cártel una especie de impuesto por el derecho a moverse a través de ese territorio, dijeron los contrabandistas a CNN.

Si bien el alcance exacto del papel del crimen organizado en el tráfico de migrantes en Centroamérica sigue sin estar claro, su presencia es evidente en México, donde los migrantes están asumiendo enormes riesgos al hacer su viaje a Estados Unidos.

«La mayoría de los contrabandistas involucrados en operaciones complejas se conocen entre sí en virtud de parentesco o amistad, o han establecido asociaciones ad hoc con grupos más grandes y con mejores recursos», según el informe de la ONU de 2018.

Niños inmigrantes están atrapados en el limbo mientras la administración Biden abre refugios de emergencia en todo el país

El viaje al norte

Decenas de miles de migrantes han huido de sus países de origen en Centroamérica este año por innumerables razones. La pobreza y la corrupción continúan afectando a países como Honduras, la inseguridad alimentaria está aumentando en lugares como Guatemala y la violencia de las pandillas continúa siendo omnipresente en todo El Salvador. Dos huracanes masivos de categoría 4 también azotaron la región a fines del año pasado, destruyendo comunidades enteras y el covid-19 diezmó aún más las economías regionales que ya estaban luchando.

El viaje en sí es agotador. Las historias de violación y abuso son comunes entre los migrantes a lo largo de la frontera.

«Pueden ser violadas, pueden ser robadas, pueden ser extorsionadas, pueden morir en el viaje», dijo la psicóloga Claudia Grisel Villalobos Esparza, quien trabaja en el refugio de migrantes Nohemí Álvarez Quillay para menores no acompañados administrado por el Gobierno en Ciudad Juárez.

En otro refugio sin fines de lucro en la ciudad, una joven madre de Guatemala nos dijo que ella y su niño pequeño fueron contrabandeados al norte por varios hombres en el transcurso de unas pocas semanas. Pero al llegar a Ciudad Juárez, en lugar de cruzar a Estados Unidos como le prometieron, la metieron en una casa con decenas de personas más.

«Era una casa enorme, las ventanas estaban cubiertas para que no pudiéramos ver hacia afuera», dijo la mujer. «Nos dieron comida algunos días, pero una vez estuvimos 8 días sin comida suficiente. Nos encerraron, no podíamos irnos». La mujer le pidió a CNN que no revelara su identidad debido a sus continuos temores por su seguridad mientras permanece en México.

La familia de contrabandistas, encabezada por los dos hermanos, le dijo a CNN que habían oído hablar de muchos casos de abuso. Incluso mencionaron a los contrabandistas que, unas semanas antes, habían arrojado a dos niñas pequeñas sobre el muro fronterizo no lejos de su casa, un caso que fue noticia nacional en Estados Unidos.

Reúnen a niñas inmigrantes con su familia 0:55

«No hacemos eso», dijo uno de los hermanos. «Todos somos humanos. Quieren llegar sanos y salvos. No les hacemos daño; les damos comida y agua y les ayudamos a cruzar. Otras personas pueden hacerles daño, pero nosotros no».

CNN no tiene forma de verificar cómo tratan a los migrantes a su cargo. Pero incluso si los tratan bien, las acciones de la familia están lejos de ser desinteresadas. Cada vez que se les compensa por su trabajo, ayudan a mantener un sistema que perpetúa el secuestro desenfrenado, la violación, la extorsión e incluso el asesinato, según expertos como la psicóloga del albergue de menores no acompañados de Ciudad Juárez.

Si bien no se dispone de datos extensos que cuantifiquen las amenazas específicas que enfrentan los migrantes que utilizan contrabandistas, un informe de Human Rights First publicado el mes pasado informó al menos 492 ataques y secuestros sufridos por solicitantes de asilo rechazados de EE.UU. o varados en México desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo en enero.

Un informe de Médecins Sans Frontières de 2017 informó que casi un tercio de las mujeres migrantes que ingresaron a México entrevistadas habían experimentado algún tipo de abuso sexual en sus viajes hacia el norte y casi el 70% de todas las entrevistadas experimentaron algún tipo de violencia.

Los traficantes con los que habló CNN argumentan que brindan un servicio que ayuda a los migrantes que están desesperados por llegar a Estados Unidos.

Una mujer y tres niños pequeños corren hacia el muro en la frontera entre Estados Unidos y México en Ciudad Juárez, México. Fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos unos minutos después.

El último tramo del viaje

Los contrabandistas nos dijeron que los encontráramos en un estacionamiento.

CNN optó por documentar el proceso de los traficantes de personas a pesar de la ilegalidad de su acto para iluminar lo que está sucediendo a lo largo de la frontera a diario mientras el debate migratorio continúa en Estados Unidos.

Mientras nuestro equipo esperaba sentado en una minivan, el sedán azul salió de una calle lateral y se detuvo a varios cientos de metros frente a nosotros. Dos hombres salieron y fueron a agarrar la escalera improvisada que los migrantes usarían para pasar el muro.

Una vez que se aseguró a un lado, el automóvil se fue por la carretera. Los contrabandistas buscaban un buen lugar para intentar cruzar, nos dijeron más tarde, un lugar donde la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos estaría demasiado lejos para atraparlos en el acto.

Aproximadamente después de diez minutos de conducción, el sedán redujo la velocidad hasta detenerse a lo largo de un tramo de la carretera. Uno de los traficantes salió del auto junto con los dos migrantes, uno de los cuales agarró la escalera improvisada.

Desde ese punto, el muro fronterizo estaba a unos 500 metros de distancia.

Un 65% considera negativo el manejo de Biden de la crisis de migrantes en la frontera sur, según encuesta

Una carrera rápida desde la carretera y el trío llegó al desierto arenoso que es la característica dominante de este paisaje árido.

Su progreso se ralentizó rápidamente, y fueron obligados a gatear sobre sus manos y rodillas para evitar a cualquier persona a lo largo de la frontera que pudiera estar mirando.

Avanzando poco a poco, arrastrando su escalera de metal detrás de ellos, la respiración entrecortada y trabajosa de los migrantes es el único sonido, aparte de las instrucciones ocasionales del traficante.

«¡Agáchate más!», gritó en un momento mientras un camión de la Patrulla Fronteriza pasaba por el otro lado de la frontera.

A mitad de camino hacia la pared, el grupo se tomó un descanso, durante el cual CNN solo tuvo unos 30 segundos para hablar con los migrantes. Eran ecuatorianos, un hombre y una mujer jóvenes, de 18 y 20 años, que no llevaban nada más que la ropa que llevaban puesta y dos botellas de agua de 500 ml. Habían pagado miles de dólares a varios contrabandistas para llegar a este punto y esperaban encontrar trabajo en el sur de Texas.

Pero la única forma en que podían hacerlo era si pasaban el muro.

México celebra freno al muro fronterizo 3:24

Después de mirar por encima de un pequeño arbusto, buscando atentamente cualquier señal de fuerzas del orden, el contrabandista señaló que era hora de dar el empujón final hasta el muro. Corriendo agachados, cubrieron la distancia final en aproximadamente un minuto.

El joven de 18 años luego levantó la escalera y el contrabandista lo ayudó a enganchar un extremo en la parte superior de la cerca, la escalera doblada sobre la pared como un bastón de caramelo.

El joven arrojó ambas botellas de agua por encima de la cerca e inmediatamente escaló la escalera, yendo ágilmente mano a mano hasta llegar a la parte superior de la pared que tiene entre 4,5 y 6 metros de altura.

Rápidamente se bajó al otro lado, cayendo en lo que parecía un sitio de construcción sin usar, y luego fue el turno de la joven. Solo un poco más lento, ella también lo hizo sin problemas.

Un migrante de Ecuador visto trepando por la cerca del muro fronterizo entre Estados Unidos y México mientras un traficante de personas sostiene la escalera abajo.

Ambos salieron corriendo por el desierto del otro lado y el contrabandista volvió a la carretera.

Para los dos migrantes, parecía haber poco plan sobre qué hacer a continuación. Claramente confundidos y abrumados, ambos corrieron hacia un futuro incierto. Había poco más que desierto en ese lado del muro.

Sí, habían llegado a Estados Unidos, pero eso estaba lejos de ser el final de su viaje, estaba claro que les quedaba mucho por recorrer. ¿Adónde irían? ¿Qué harían? ¿Cómo ganarían dinero? ¿Qué pasaría si fueran capturados por las autoridades de inmigración? Estas son preguntas que no podemos responder.

Para el contrabandista, esas eran preguntas inmateriales, la realidad era simple. No tenía idea de lo que les sucedió al otro lado ni tenía un interés real en saberlo. Su trabajo consistía en llevarlos al otro lado del muro y lo había hecho. En esta misión, tuvo éxito.

Corrió de regreso al sedán azul que lo esperaba, y los migrantes que acababa de hacer cruzar parecían estar lejos de su mente. Ya estaba en el siguiente. Había más migrantes que tenía que recoger y que todavía estaban esperando para cruzar.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content