Skip to Content
Noticias

ANÁLISIS | Crecen los llamados a un nuevo confinamiento de la India en todo el país. Eso no es realista

Nueva Delhi (CNN) — Millones de habitantes de la India viven bajo una combinación de restricciones impuestas por el coronavirus a nivel local, mientras el gobierno central se resiste a los llamamientos de los principales expertos médicos para un cierre nacional.

La Asociación Médica de la India dijo a principios de este mes que un «cierre nacional completo, bien planificado y anunciado con anticipación» durante 10 a 15 días daría el tiempo necesario al sobrecargado sistema de salud del país para «recuperarse y reponer tanto el material como la mano de obra» que necesita.

El 9 de mayo, el Dr. Anthony Fauci, principal asesor de Estados Unidos en materia de coronavirus, declaró sobre la India: «Hay que cerrar… hay que romper la cadena de transmisión».

Sin embargo, el gobierno del primer ministro Narendra Modi ya lo hizo antes, y aprendió una lección muy dolorosa. Los expertos dicen que volver a cerrar el país no es realista.

Cuando la primera oleada del virus golpeó a la India en marzo de 2020, Modi anunció un amplio bloqueo nacional horas antes de que entrara en vigor, cerrando las fronteras estatales, suspendiendo los viajes entre estados, deteniendo los negocios y exigiendo a la gente que se quedara en casa.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, en un mitin durante la pandemia en Bengala Occidental el 10 de abril.

Ese cierre, que finalmente duró casi cuatro meses, ayudó a la India a controlar la propagación del coronavirus, pero tuvo un costo elevado, ya que dejó a los más pobres y vulnerables del país sin ingresos ni alimentos, y a menudo abandonados lejos de sus hogares.

Esta vez, Modi dice que un cierre nacional sería la «última opción».

«Tenemos que salvar al país del cierre», dijo Modi en un discurso a la nación el 20 de abril. «Tenemos que esforzarnos por evitar los cierres».

Desde entonces, los dirigentes de 35 de los 36 estados y territorios de la unión de la India han impuesto sus propias restricciones, incluyendo toques de queda nocturnos, cierres parciales y confinamientos de una semana. Este tipo de medidas a corto plazo y localizadas son drásticamente diferentes del enfoque adoptado la última vez que la India se enfrentó a una ola de coronavirus.

Algunos expertos dicen que esto tiene mucho sentido, ya que da a los líderes regionales la libertad de adaptar las restricciones al tamaño del brote local y a las necesidades de sus residentes.

Un bloqueo único para un país de 1.300 millones de personas no funciona, afirman.

Los pobres de la India son los más afectados

La India ha registrado más de 24 millones de casos desde el inicio de la pandemia, solo superada por Estados Unidos. Más de 270.000 personas han muerto.

Según un modelo de proyección del Instituto de Ciencias de la India, al ritmo actual de propagación, el número de casos en el país podría ascender a 50 millones para el 11 de junio, con 400.000 muertes.

El modelo dice que un confinamiento nacional de 15 días podría salvar aproximadamente 100.000 vidas y evitar que unos 20 millones de personas contraigan el virus. Según el modelo, cuanto más largo sea el cierre, más se reducirá el número de casos.

Sin embargo, un confinamiento nacional tiene sus propios riesgos para la salud, especialmente para los pobres de la India.

El rostro de la desesperación de la India 6:44

Alrededor de 100 millones de habitantes de la India son trabajadores inmigrantes, en su mayoría procedentes de zonas rurales que se trasladaron a las ciudades para trabajar. Durante el primer período de aislamiento, muchos se quedaron sin trabajo ni comida, lo que provocó un éxodo masivo de las ciudades.

Con el sistema ferroviario nacional suspendido y las fronteras nacionales cerradas, cientos de personas intentaron hacer el viaje a casa a pie durante muchas semanas y miles de kilómetros. Muchos no lo lograron, muriendo de agotamiento, deshidratación, hambre o accidentes en la carretera.

La gente camina por un callejón desierto durante un cierre impuesto por el gobierno en medio del aumento de los casos de covid-19, en Nueva Delhi el 16 de mayo de 2021.

«La experiencia del año pasado nos ha demostrado que los cierres económicos son los más perjudiciales para los sectores más pobres de la sociedad», afirma un informe de abril del Grupo de Trabajo Lancet Covid-19 Commission India Task Force. «En las zonas urbanas, los jornaleros, los trabajadores del sector informal y los trabajadores poco cualificados son los que tienen más probabilidades de empobrecerse por los cierres de las actividades económicas».

Ajnesh Prasad, profesor y titular de la Cátedra de Investigación de Canadá en la Escuela de Negocios de la Universidad Royal Roads, dijo que solo una «cierta clase de individuos» puede permitirse el lujo de quedarse en casa y mantener el distanciamiento físico.

«Si hablamos de los pobres de las ciudades, es imposible que acaten estas directivas», dijo Prasad. «Te dirán que cumplir estas directivas sería equivalente a morirse de hambre».

La densidad de población complica aún más las cosas: cerca del 35% de la población urbana de la India vive en barrios marginales, donde los hogares carecen de espacio suficiente para vivir y de instalaciones sanitarias adecuadas, según el Banco Mundial.

En los barrios marginales densamente poblados, una familia entera vive frecuentemente en una pequeña habitación y comparte el baño con otras familias. Es imposible distanciarse de los demás, y no es realista esperar que haya movimiento sin riesgo de transmisión del virus.

Las cosas que hacen que un encierro sea factible y eficaz, como quedarse en casa, trabajar y asistir a la escuela a distancia, distanciarse físicamente, requieren acceso a una conexión estable a Internet y a recursos como computadoras portátiles y electricidad. Estos lujos sencillamente no están al alcance de la inmensa mayoría de los habitantes de la India, la mayoría de los cuales ni siquiera tienen acceso a médicos u oxígeno a medida que la segunda ola abruma a las principales ciudades.

Millones de personas sumidas en la pobreza

La precaria economía de la India también hace mucho más difícil que el gobierno imponga un segundo cierre nacional.

El primer cierre sumió a gran parte del país en una espiral de pobreza: se calcula que el número de personas que ganan 2 dólares al día o menos en la India ha aumentado en 75 millones debido a la recesión provocada por el covid, según el Pew Research Center.

«El cierre tuvo un enorme impacto económico y social», afirmó Chandrika Bahadur, presidenta del Grupo de Trabajo Lancet Covid-19 Commission India Task Force. «Lo repentino del anuncio significó… que la gran mayoría del país no estaba preparada en cuanto a las implicaciones sobre los ingresos, los alimentos, el régimen de tenencia y la seguridad. Y a su vez, tanto el gobierno central como los estatales no estaban preparados para la crisis migratoria».

El trastorno económico del primer cierre también ha dejado al gobierno de la India con «menos margen de maniobra política», añadió Bahadur.

Personas en situación marginal esperan para recibir comida gratuita en Calcuta, India, el 27 de agosto de 2020.

La India tiene un sistema financiero más débil que países como Estados Unidos o el Reino Unido, por ejemplo. Hay menos dinero y menos sistemas para enviarlo a quienes más lo necesitan.

En algunas partes del país se distribuyeron kits de racionamiento a los pobres durante el primer cierre, pero eso no fue suficiente para mantener a la gente en casa. Seguían necesitando ganar un sueldo para alimentar a sus familias.

«Sin un gobierno que establezca un sistema sólido de apoyo social a través de políticas públicas, que aparecerían en forma de programas de asistencia social como estímulos o subsidios, un cierre no es factible», dijo Prasad, de la Universidad Royal Roads.

Un enfoque localizado

A principios de abril, cuando los casos empezaron a aumentar en la capital, Nueva Delhi, muchos trabajadores migrantes regresaron a sus pueblos de origen incluso antes de que se impusieran restricciones. Muchos temían que un cierre sorpresivo pudiera dejarlos varados una vez más.

La variada topografía de la India hace que la densidad de población se concentre en núcleos específicos, y aunque el virus puede propagarse por todas partes, sus efectos se sienten con mayor intensidad en ciudades como Delhi, Bombay y Bangalore. Cada estado tiene también un nivel diferente de disponibilidad de recursos, incluyendo la capacidad de atención sanitaria.

Así vive una madre mexicana en Nueva Delhi con coronavirus, mientras la crisis en la India se ahonda

Un bloqueo a nivel nacional dejaría poco espacio a los gobiernos estatales y locales para responder a la pandemia de forma adecuada a sus circunstancias locales. En este momento, algunos estados tienen toques de queda nocturnos, restricciones en el transporte público y medidas localizadas en ciertos distritos.

La policía de la India permanece en un puesto de control después de que Bengala Occidental anunciara un cierre de 15 días para frenar la propagación del coronavirus, en Calcuta el 16 de mayo de 2021.

En su informe de abril, el Grupo de Trabajo Lancet Covid-19 Commission India Task Force recomendó que no se aplicara un «cierre generalizado a nivel nacional o estatal».

En su lugar, respaldó medidas como el cierre de locales para grandes reuniones y el fomento de que los trabajadores de oficina trabajen desde casa, pero instó al gobierno a minimizar las restricciones para los pobres rurales y urbanos.

Bahadur dijo que el Grupo de Trabajo pide ahora cierres localizados pero sincronizados en función de dos variables: la propagación de la enfermedad y la preparación médica.

Modi coincidió con estas recomendaciones en su discurso de abril, pidiendo a los dirigentes estatales que se centraran en «microzonas de contención» en lugar de cierres totales.

La catástrofe del covid-19 en la India podría empeorar la escasez mundial

Los estados y territorios de la Unión están adoptando ahora este enfoque, por ejemplo, Delhi ha impuesto varios cierres consecutivos por periodos cortos, de siete o diez días, con excepciones para muchas categorías de trabajadores esenciales, a diferencia del primer cierre del año pasado.

«La cuestión básica es que no hay respuestas simples de sí o no a un conjunto de preguntas muy complicadas», dijo Bahadur.

«En un país con tanta diversidad, las decisiones localizadas, impulsadas por un enfoque común basado en la ciencia y la evidencia, con una fuerte respuesta coordinada es nuestra mejor apuesta para el éxito».

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content