Skip to Content
Noticias

Naftali Bennett es el nuevo primer ministro de Israel

(CNN) — Naftali Bennett prestó juramento el domingo como nuevo primer ministro de Israel, tras ganar una votación de confianza con el más estrecho margen, solo 60 votos contra 59. Su victoria pone fin a 12 años de poder del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, el líder con más años en el cargo en el país.

Después de cuatro elecciones en dos años, el gobierno entrante de Bennett rompe un largo estancamiento político y da paso a la coalición más diversa que jamás haya visto Israel, incluido el primer partido árabe que forma parte del gobierno.

En su discurso antes de la votación de confianza en el parlamento israelí, conocido como la Knéset, Bennett celebró la diversidad y advirtió sobre la polarización del país.

Desafíos Globales | Terremoto político en Israel: ¿adiós Netanyahu?

«Dos veces en la historia hemos perdido nuestro hogar nacional precisamente porque los líderes de la generación no fueron capaces de sentarse con los demás y comprometerse. Cada uno tenía razón, pero con toda esa razón nos quemaron la casa encima», dijo Bennett. «Estoy orgulloso de la capacidad de sentarme junto a personas con opiniones muy diferentes a las mías».

Bennett se convirtió en primer ministro como líder de Yamina, un partido de derecha con solo siete escaños en la Knéset, lo que le convierte en el único primer ministro de la historia del país con una facción tan pequeña.

Naftali Bennett es el nuevo primer ministro de Israel 0:47

En cambio, el partido Likud, de Netanyahu, obtuvo 30 escaños en las elecciones de marzo. Sin embargo, una vez más, Netanyahu no pudo formar una coalición de gobierno con la mayoría de los 120 miembros de la Knéset.

Durante el debate previo a la toma de posesión, Netanyahu atacó a la coalición que lo expulsó de la Oficina del primer ministro después de un récord de 12 años consecutivos, calificándolo de gobierno «débil» y «peligroso». Considerado durante mucho tiempo el «mago» de la política israelí, Netanyahu había sobrevivido años de desafíos a su poder, sobreviviendo y superando a sus oponentes. Pero esta noche, tenía demasiados oponentes que querían verlo irse.

Después de promocionar sus logros a lo largo de sus años en el cargo, Netanyahu atacó a sus rivales.

«Se llaman a sí mismos los guardianes de la democracia, pero le tienen tanto miedo a la democracia que están listos para aprobar leyes fascistas en contra de mi candidatura, el idioma de Corea del Norte e Irán, para mantener su régimen», dijo, refiriéndose a la especulación de que el nuevo gobierno impondría límites de mandato o ilegalizaría a alguien que ha sido acusado de ser primer ministro.

Al advertir que el nuevo gobierno no se enfrentaría a Irán, Netanyahu advirtió a sus rivales internos y enemigos externos: «Volveremos pronto».

El nuevo primer ministro de Israel, Naftali Bennett, y su socia de coalición, Ayeet Shaked, hablan detrás de Benjamin Netanyahu durante la sesión de la Knesset.

Terreno común

El camino de Bennett hacia la victoria parecía casi perdido durante los 11 días de enfrentamientos entre Israel y militantes palestinos el mes pasado, cuando Netanyahu pareció frustrar cualquier posibilidad de que los partidos de la oposición formaran un gobierno para reemplazarlo.

Pero Yair Lapid, líder del partido centrista Yesh Atid que tiene 17 escaños, forjó los acuerdos entre los diferentes partidos que llevaron al fin del control de Netanyahu en el poder. El acuerdo ubica a Bennett a la cabeza de una coalición que incluye partidos de derecha, izquierda y árabes, unidos en gran medida por su deseo de destronar a Netanyahu.

Estos intereses dispares desafiarán a la coalición a encontrar un terreno común en cuestiones clave, como qué política seguir con la Autoridad Palestina en la Ribera Occidental del Jordán o cómo gestionar la relación con Gaza. La comunidad internacional, incluido Estados Unidos, presiona para que se reanude un proceso de paz entre israelíes y palestinos, pero este gobierno está mal equipado para manejar tales negociaciones, ya que dos de las partes se oponen abiertamente al establecimiento de un estado palestino.

En cambio, Bennett se centrará en cuestiones internas durante sus dos años como primer ministro, antes de entregarle las riendas a Lapid según el acuerdo de coalición. Estos incluirán la relación entre religión y estado, el costo de vida y cuestiones de calidad de vida. Israel tampoco ha aprobado un presupuesto desde marzo de 2018; el gobierno recién ungido tiene tres meses para promulgar uno o la Knesset se disolverá y el país una vez más se dirigirá a las elecciones por ley.

Sin embargo, el nuevo gobierno no tendrá más remedio que lidiar con algunos de los temas más espinosos. En Jerusalén Oriental, el desalojo de varias familias palestinas en el vecindario de Sheikh Jarrah aún está a la espera de una decisión del Tribunal Superior. El fallo final se retrasó en un intento por evitar la tensión y la violencia en Jerusalén el mes pasado, pero sin embargo desató una escalada que llevó a más de una semana de conflicto entre Israel y Gaza, dejando cientos de muertos, la mayoría de ellos palestinos.

Benjamin Netanyahu, asiste a la sesión especial en la Knesset el 13 de junio.

A lo largo de su carrera política, el nuevo primer ministro de Israel se ha desempeñado como ministro de defensa, ministro de economía, ministro de educación y más. Pero siempre estuvo bajo Netanyahu, y Bennett comenzó su carrera política como jefe de gabinete de Netanyahu. Al reemplazar a su exjefe, Bennett ya ha grabado su nombre en la historia política del país, especialmente después de años de estancamiento político sin precedentes.

El éxito y la supervivencia política de Bennett dependen en última instancia de su capacidad para forjar un compromiso entre los diferentes partidos de la coalición, aunque solo sea en una agenda nacional estrecha. De lo contrario, corre el riesgo de terminar su mandato como primer ministro poco después de que comience.

Joe Biden felicita a Bennett

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, felicitó el domingo a Bennett en su primera declaración sobre la situación política en Israel, diciendo que espera trabajar con el nuevo primer ministro.

«Israel no tiene mejor amigo que Estados Unidos», escribió Biden en su declaración. «El vínculo que une a nuestros pueblos es una prueba de nuestros valores compartidos y de décadas de estrecha cooperación, y mientras seguimos fortaleciendo nuestra asociación, Estados Unidos sigue siendo inquebrantable en su apoyo a la seguridad de Israel».

«Mi gobierno está plenamente comprometido a trabajar con el nuevo gobierno israelí para promover la seguridad, la estabilidad y la paz para los israelíes, los palestinos y los pueblos de toda la región», afirmó Biden.

Amir Tal de CNN contribuyó a este informe.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content