Skip to Content

Los estadounidenses se presentan enfermos al trabajo mientras ómicron se extiende

Pexels

Juan Pablo Elverdin

Nueva York (CNN Business) — Puede que pienses que los trabajadores de tiendas y restaurantes de Estados Unidos que se contagian de covid-19 se quedan en casa para recuperarse y mantener la seguridad del público.

Pero millones de empleados de primera línea no pueden hacerlo sin perder su sueldo. Así pues, muchos estadounidenses, con trabajos precarios y mal pagados en el sector de los servicios, no pueden quedarse en casa, ni siquiera si contraen el virus o están expuestos a alguien infectado.

Algunos trabajadores tienen dificultades para conseguir o pagar las pruebas que confirmen que han sido infectados. Muchos no tienen licencia por enfermedad pagada y necesitan mantenerse al día con sus cuentas. Y otros temen enfrentarse a las repercusiones de sus jefes si se declaran enfermos o sienten una presión añadida para trabajar debido a la grave escasez de personal.

Estados Unidos no cuenta con leyes nacionales de baja por enfermedad, a diferencia de la mayoría de los países industrializados, lo que deja amplias lagunas en el acceso a la baja por enfermedad remunerada, especialmente en los empleos del sector servicios. En marzo de 2021, el 41% de los empleados del sector servicios carecían de licencia por enfermedad pagada, según los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, en comparación con el 23% de todos los trabajadores del sector privado.

Estados Unidos suma apenas 199.000 empleos en diciembre, la menor cifra en todo 2021

Los puestos de trabajo en el sector de los servicios también suelen ser a tiempo parcial, y esos empleos tienen muchas menos probabilidades de incluir la baja por enfermedad pagada que los puestos a tiempo completo. Según la Kaiser Family Foundation, la menor probabilidad de que los trabajadores a tiempo parcial cuenten con una baja por enfermedad remunerada tiene un impacto desproporcionado en las mujeres, que tienen más probabilidades que los hombres de tener trabajos a tiempo parcial.

Cuando una asistente de gerente de una joyería Pandora en Orlando, Florida, estuvo expuesta a alguien que dio positivo por covid-19 la última semana de 2021, tuvo que faltar al trabajo sin cobrar porque no tenía licencia pagada.

Hay escasez de empleados por el covid-19 en Argentina 3:45

“Fue una semana muy dura para mí. Fue muy, muy dura para mí”, dijo la empleada, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizada a hablar públicamente. “No puedo estar sin trabajar 5 días o una semana sin cobrar”.

Sin la baja por enfermedad pagada, se preocupa cada vez que empieza a sentirse mal. Ha mandado a los trabajadores a casa después de que se pusieran enfermos, y se ha sentido culpable por hacerlo porque sabía que perderían la paga.

“Cuando me pongo enferma es como si dijera: ‘Oh, Dios, tengo que pagar mis facturas'”, dijo.

Un portavoz de Pandora dijo que la empresa ofrece 40 horas de baja por enfermedad pagada a los empleados a tiempo completo al año. Si un trabajador da positivo en las pruebas de covid-19 o está en cuarentena, puede utilizar su licencia por enfermedad, sus vacaciones o su tiempo libre personal. Las franquicias, como la de este ayudante de gerente de tienda en Orlando, establecen sus propias políticas sobre la baja por enfermedad pagada, la baja por covid-19 y otras prestaciones.

Bill Thompson, cocinero de un Burger King en Independence (Missouri), tampoco tiene licencia por enfermedad pagada. Le preocupa estar expuesto a compañeros de trabajo que aparecen con covid-19 porque no pueden permitirse una baja. (Los propietarios de las franquicias de Burger King establecen las políticas de bajas por enfermedad y covid-19 pagadas, dijo un portavoz).

“Me siento como si estuviera jugando a la ruleta rusa con mi vida al ir a hacer hamburguesas y patatas fritas por US$ 11,15 la hora”, dijo Thompson, miembro de Fight for US$15, que aboga por salarios y beneficios más fuertes para los trabajadores.

Ómicron y el personal esquelético

Incluso antes de que surgiera la pandemia de covid-19 o la variante ómicron, la falta de bajas por enfermedad pagadas y el modelo de escasez de personal del sector servicios provocaban que los trabajadores económicamente inseguros trabajaran, a pesar de estar enfermos, dijo Daniel Schneider, sociólogo de la Universidad de Harvard.

“Las tiendas funcionaban con poco personal por una cuestión de negocio”, dijo Schneider, que también es codirector de The Shift Project, que estudia a decenas de miles de trabajadores del comercio minorista y de la comida rápida en las principales cadenas.

El modelo suele dejar a los trabajadores con ganas de más horas y con la necesidad de quedar bien con sus jefes para conseguirlas, otra razón por la que los trabajadores pueden ser reacios a avisar de que están enfermos. El número de horas trabajadas también suele determinar si los trabajadores tienen derecho a la asistencia sanitaria y otras prestaciones a través de sus empleadores.

La pandemia y el fenómeno de la Gran Dimisión han agravado los problemas creados por la falta de bajas por enfermedad pagadas a los trabajadores y la presión para trabajar debido a la escasez de personal.

Empleadores de fábricas de ropa deberán pagar el salario mínimo a trabajadores en California 2:55

Hoy en día, “los trabajadores no sienten que tengan más acceso a la baja por enfermedad pagada que antes”, dijo Schneider. Además, “este asunto de la escasez de personal ha alcanzado este loco punto de inflexión”.

Alrededor del 65% de los 6.600 trabajadores por hora que declararon estar enfermos por cualquier motivo, no solo por covid-19, en las encuestas de Shift Project realizadas entre septiembre y noviembre, trabajaron de todos modos.

Cuando se les preguntó por los motivos, el 55% dijo que necesitaba la paga y el 30% que era porque no tenía licencia por enfermedad pagada.

¿Cómo conseguir las pruebas gratis de covid-19 que ofrece el gobierno en EE.UU.?

Pero la dotación de personal también influyó en su decisión de acudir al trabajo por enfermedad. El 45% dijo que no quería defraudar a sus compañeros de trabajo y el 40% dijo que no podía encontrar a nadie para cubrir su turno.

A otros trabajadores les preocupaba que el hecho de llamar por enfermedad perjudicara su situación laboral: el 44% de los trabajadores dijo que tenía miedo de tener problemas por llamar por teléfono.

Isaac Pierce, gerente de un supermercado Vons de San Diego (California), dijo que algunos de sus compañeros de trabajo acuden con tos y síntomas de resfriado. Se hacen los desentendidos y dicen que no es covid-19, pero él no tiene forma de saberlo.

Hace unas semanas, uno de los compañeros de Pierce en Vons se presentó al trabajo días después de dar positivo en el virus. Uno de los empleados protestó por el hecho de que volviera a trabajar tan pronto, por lo que la tienda lo envió de vuelta a casa.

Albertsons, el propietario de Vons, no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios.

Perder el sueldo o ir a trabajar enfermo

Al comienzo de la pandemia, en marzo de 2020, el Congreso aprobó una legislación que exigía temporalmente a los empleadores con menos de 500 trabajadores y a todos los empleadores públicos que proporcionaran hasta dos semanas de licencia por enfermedad pagada a los trabajadores que contrajeran el covid o estuvieran esperando los resultados de las pruebas y la cuarentena. Ofrecía créditos fiscales para ayudar a compensar a los empleadores por el gasto.

Esos beneficios expiraron a finales de 2020, pero el gobierno continuó proporcionando créditos fiscales a los empleadores que voluntariamente decidieron ofrecer el beneficio hasta octubre. La Cámara de Representantes aprobó el paquete de gasto social Build Back Better del presidente Joe Biden, que incluye cuatro semanas de baja médica y familiar remunerada, pero el proyecto de ley se ha estancado en el Senado.

¿Quiénes deben vacunarse en Estados Unidos tras fallo de la Corte? 2:40

Algunas grandes cadenas como Walmart, Amazon y otras también han ofrecido a sus empleados bajas por enfermedad pagadas por covid-19 durante la pandemia. Pero estas empresas redujeron recientemente el número de días de enfermedad pagados que garantizan a los empleados que dan positivo en la prueba de covid-19. Los cambios siguen las recomendaciones actualizadas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que acortan los tiempos de aislamiento y cuarentena para el público en general.

Incluso para los trabajadores de las grandes empresas que tienen acceso a la baja remunerada por covid-19, los empleados y los defensores de los trabajadores afirman que es difícil utilizar la prestación tras dar positivo o esperar los resultados de las pruebas.

Jim Araby, director de campañas estratégicas del sindicato United Food and Commercial Workers en el norte de California, dijo que los trabajadores de las tiendas de comestibles tienen que pasar por administradores externos para que sus empleadores les aprueben el permiso pagado por covid-19. Pero los sistemas administrativos están “totalmente desbordados”, dijo, y “no son oportunos”.

“Los trabajadores acaban perdiendo la paga o yendo a trabajar enfermos”, dijo Araby. “Está claro que no tenemos una red de seguridad social que pueda hacer frente a estos problemas”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content