Skip to Content

ANÁLISIS | Los enemigos de EE.UU. se alinean para poner a prueba a Joe Biden

Pexels

Juan Pablo Elverdin

(CNN) — El presidente Joe Biden se enfrenta a una serie de crisis y focos globales distintos pero interconectados, con enemigos estadounidenses que se alinean para poner a prueba el temple de un líder bajo presión y su propia sensación de que Estados Unidos es una potencia global en retirada.

Biden tomó este lunes el tipo de decisión fatídica que podría ser más propia de los tensos años setenta, poniendo hasta 8.500 tropas en alerta para acudir a Europa del Este y contrarrestar la maniobra del Kremlin para apartar a Estados Unidos de su flanco occidental. Pero su prueba de nervios con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que mantiene a Ucrania como rehén en un intento de revertir la expansión de Occidente tras la Guerra Fría, está lejos de ser su único dolor de cabeza global.

Al otro lado del mundo, un ballet estratégico de poderío militar se está llevando a cabo mientras Estados Unidos y China maniobran armadas y aviones de guerra en medio de las tensiones sobre Taiwán, y otros territorios en disputa, en un duelo a largo plazo por el dominio en la región de Asia-Pacífico. Mientras que la perspectiva de una invasión rusa de Ucrania está fijando al mundo en este momento, un futuro ataque chino contra la isla democrática autogobernada es el desencadenante más probable de un desastroso conflicto entre superpotencias.

ANÁLISIS | Biden aumenta la presión mientras Putin estudia la invasión de Ucrania

Luego está Oriente Medio, del que Estados Unidos lleva años intentando desprenderse. Las fuerzas estadounidenses de una base en Abu Dhabi entraron en acción a primera hora de este lunes, utilizando misiles Patriot para derribar varios misiles lanzados contra el emirato del Golfo por los rebeldes Houthi respaldados por Irán en Yemen.

La emergencia fue un recordatorio de que, a pesar de algunas esperanzas de que se reanuden las conversaciones nucleares con Irán, los juegos de poder regionales de la República Islámica son un grave riesgo para el personal estadounidense. Y la despiadada guerra en Yemen, llevada a cabo por Arabia Saudí, aliada de Washington, con terribles consecuencias civiles, pone en peligro a Estados Unidos por asociación.

El gran despliegue militar de Rusia cerca de la frontera con Ucrania 1:37

Y si Washington estaba tentado de olvidar la aterradora perspectiva de una Corea del Norte nuclear, su líder Kim Jong Un tiene otras ideas. Una de las recientes pruebas de misiles de Pyongyang provocó paradas extraordinarias en algunos aeropuertos de la costa oeste de Estados Unidos, lo que puso de manifiesto la pesadilla que supone para cualquier presidente estadounidense que el estado ermitaño extremo pueda tener en su punto de mira el territorio continental de Estados Unidos.

Poner a prueba el poderío estadounidense

Cada uno de estos desafíos concierne a estados extranjeros y a líderes nacionalistas que toman decisiones difíciles para avanzar en sus objetivos estratégicos, buscando aumentar su poder, expandir o cimentar sistemas políticos antidemocráticos y dominar sus esferas de influencia fuera de su propio territorio soberano. También saben que, con Estados Unidos bajo presión en otros lugares, pueden tener una oportunidad.

Putin, por ejemplo, es muy consciente de que Biden quiere pivotar hacia la amenaza de China, por lo que tiene sentido sondear para ver si Estados Unidos está distraído. Beijing, por su parte, estaría encantado de que EE.UU. se empantanara en Europa. Probablemente, Estados Unidos necesita que China ayude a enfriar las provocaciones de Corea del Norte. Y Rusia es un actor clave en las conversaciones nucleares con Irán. No pasó desapercibido en Washington que Irán, Rusia y China celebraron la semana pasada una tercera serie de ejercicios navales en el océano Índico.

Dado que Estados Unidos sigue siendo la potencia dominante del mundo, con aliados en todo el planeta, y el líder del bloque democrático de naciones, cada empuje de uno de sus adversarios le arrastra a una confrontación más profunda y a una diplomacia preventiva.

Los crecientes desafíos a la autoridad de Estados Unidos llegan en un momento en el que existe una percepción generalizada en el extranjero de que Washington no es la potencia que fue durante la segunda mitad del siglo XX. A pesar de las garantías de Biden de que “América ha vuelto”, la caótica retirada de Afganistán el año pasado planteó dudas sobre la competencia y el compromiso de Estados Unidos. Los adversarios de Estados Unidos saben que los estadounidenses están agotados por 20 años de guerra en el extranjero, un factor que puede llevar a algunos a calcular que Washington podría flaquear en sus obligaciones estratégicas por razones políticas.

Blinken dice que “una sola fuerza rusa adicional” que ingrese a Ucrania desencadenaría una respuesta de EE.UU.

Y los líderes extranjeros también entienden la política interna de Estados Unidos. Con un porcentaje significativo del país convencido de que Biden es ilegítimo gracias a las mentiras electorales del expresidente Donald Trump, y con los republicanos arremetiendo contra él por considerarlo débil ante el desafío de Putin, rara vez ha habido un mejor momento para que las naciones extranjeras pongan a prueba el carácter y la resistencia de un presidente moderno. La posibilidad de que Trump, que fue una fuerza de inestabilidad mundial durante cuatro años, pueda volver a ocupar el cargo, mientras tanto, tiene a algunos aliados dudando de que Estados Unidos pueda mantener cualquier compromiso que asuma.

Algunos líderes extranjeros podrían mirar los acontecimientos en Washington este lunes y preguntarse si la tensión está empezando a pesar en el presidente. Tras un acto en la Casa Blanca, un periodista de Fox preguntó a Biden sobre la inflación y, en un momento de asombrosa despreocupación en un micrófono abierto, respondió: “Qué estúpido hijo de puta”. El presidente llamó después al reportero para disculparse.

Las exasperantes maniobras de Putin

Cada uno de los factores geopolíticos enumerados anteriormente están presentes en el desafío de Putin a Occidente sobre Ucrania, ya que intenta restaurar parte del dominio estratégico que una vez tuvo la Unión Soviética sobre Europa del Este en torno al simbólico 30º aniversario del colapso de su amado imperio.

Después de concentrar más de 100.000 soldados en la frontera de Ucrania, el líder ruso hizo una serie de exigencias de concesiones a Estados Unidos, incluyendo la garantía de que el gobierno de Kiev nunca se unirá a la OTAN y que la alianza retire las tropas y el armamento de los Estados del antiguo Pacto de Varsovia que se unieron a Occidente ya que temían el tipo de resurgimiento ruso que Putin está tratando de diseñar.

Hay divisiones y problemas en la OTAN, dice analista 2:10

Biden respondió buscando una escalada gradual de presión diseñada para convencer a Putin de que el coste de invadir Ucrania sería demasiado alto, prometiendo sanciones que podrían paralizar la economía rusa y causar amenazas políticas en cadena a su gobierno.

Ahora, el presidente está considerando reforzar el flanco oriental de la OTAN con posibles despliegues de tropas. La alianza anunció este lunes algunos despliegues menores en los Estados miembros del Báltico y de Europa del Este. Por primera vez desde la Guerra Fría, un grupo de ataque de portaaviones estadounidense estará bajo el mando de la OTAN en el Mediterráneo para un ejercicio marítimo de alto nivel esta semana.

Todo ello pretende proyectar resolución, disuasión y demostrar que el intento de Putin de sacar a Estados Unidos de Europa fracasará. Corresponde a Biden demostrar que Washington cuenta con el apoyo de sus aliados. Si no lo hace, la OTAN no contará para nada. Pero es un plan de alto riesgo, ya que los despliegues de EEUU podrían incitar al líder ruso a apretar el gatillo que tiene a la cabeza de Ucrania y argumentar que debe invadir para proteger la seguridad rusa.

Putin es un adversario exasperante e imprevisible, y ha obligado a Estados Unidos a reaccionar ante sus provocaciones durante semanas. Es imposible leer sus intenciones. Hasta ahora, la diplomacia estadounidense, incluida la reunión entre Biden y Putin en Ginebra el año pasado y los recientes encuentros en línea entre los presidentes, no han producido ningún avance. Sin embargo, ha otorgado a Putin el prestigio de las cumbres al estilo de la Guerra Fría que llevó a los republicanos a acusar a Biden de esa temida palabra: apaciguamiento.

En la última demostración de la afición de Putin a los juegos mentales, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, habló por teléfono este lunes y acordó una mayor cooperación. Algunos oficiales militares rusos sugirieron el despliegue de activos militares en Cuba y Venezuela durante la crisis de Ucrania. Las alusiones a la crisis de los misiles en Cuba de 1962 –el enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética en el que el mundo estuvo a punto de sufrir una guerra nuclear– son difíciles de pasar por alto.

Más enfrentamientos acechan a Biden

Algunos analistas creen que Putin se ha puesto en una caja y no podrá salir del enfrentamiento sin al menos una penetración limitada en Ucrania que le permita salvar la cara. Por eso Biden suscitó tanta controversia la semana pasada cuando sugirió que una “incursión menor” de Rusia no provocaría la totalidad de las sanciones. Pero el presidente de Estados Unidos también decía la verdad, aparentemente refiriéndose a las divisiones entre los aliados en Europa sobre cómo tratar a Putin.

El momento del líder ruso no es casual, ya que intenta sondear las divisiones entre las potencias europeas a nivel interno y con Estados Unidos sobre la crisis. Este es un periodo de transición para las tres principales potencias europeas. Alemania tiene una nueva coalición de gobierno que está dividida en materia de política exterior, sabe que depende del gas ruso en invierno y sigue recelando de las operaciones militares ofensivas debido a su histórica cicatriz de militarismo. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se enfrenta a la reelección en abril, y está utilizando la crisis para impulsar un papel más agresivo de la Unión Europea que podría debilitar la autoridad de Estados Unidos. Y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, está sumido en escándalos de borrachera y lucha por aferrarse al poder. El gobierno de Londres también está inmerso en un amargo distanciamiento con sus aliados más cercanos sobre su salida de la UE.

Biden abordó públicamente las divisiones en Europa este lunes, reuniendo a los líderes en una videollamada y orquestando una serie de declaraciones a ambos lados del Atlántico en las que prometía unidad sobre la crisis y los costes que podría afrontar Rusia.

“Tuve una reunión muy, muy, muy buena, de total unanimidad con todos los líderes europeos”, dijo Biden a los periodistas después.

Pero hay razones para dudar de su confianza. La Unión Europea, por ejemplo, no vio la necesidad de seguir a Estados Unidos en la autorización de la salida de Kiev del personal no esencial y de sus familiares. Los funcionarios del otro lado del Atlántico no han utilizado el mismo tipo de lenguaje alarmista que la administración Biden sobre la amenaza inminente de una invasión rusa.

ANÁLISIS | Putin y Biden están atrapados en una apuesta de alto riesgo sobre Ucrania

El jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, dijo este lunes que aunque la unidad y la presión sobre Rusia eran vitales, la situación no era irremediable.

“Ciertamente, tengo razones para estar preocupado, pero no quiero entrar en un ataque de nervios”, dijo Borrell a Hala Gorani en CNN Internacional.

La gestión de las diferentes percepciones de las amenazas con Europa es solo uno de los retos a los que se enfrenta Biden al navegar por el enfrentamiento de Ucrania, uno de los momentos más difíciles en la historia reciente de la OTAN.

Y sabe que, incluso si logra una resolución pacífica, China, Corea del Norte e Irán son los siguientes países que plantean retos más difíciles para una presidencia que nunca se libra de las crisis.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content