Skip to Content
News

Los sistemas solares tienen un método para proteger a planetas “bebés”, dice estudio

(CNN) — El espacio no es un ambiente amigable, incluso para las estrellas, planetas y galaxias nacidas en sus vecindarios fríos y violentos. Pero los sistemas solares han encontrado una manera de evitar que sus planetas recién nacidos se acerquen accidentalmente a sus estrellas anfitrionas, según un nuevo estudio.

MIRA: Astrónomos encontraron dos nuevos planetas que podrían albergar vida

Sin una estructura física “a prueba de bebés” en su lugar, los planetas nacidos en las regiones internas de un sistema estelar podrían desviarse y sumergirse directamente en su estrella anfitriona.

Y durante la misión Kepler de la NASA, se encontraron numerosas supertierras, o planetas con una masa más alta que la de la Tierra, en órbitas cercanas alrededor de sus estrellas, siguiendo la línea de la llamada región “a prueba de bebés”.

Los investigadores publicaron sus hallazgos sobre este proceso en la revista Astronomy and Astrophysics este jueves.

La comprensión actual de la formación de planetas sigue un orden específico. Las estrellas se forman a partir de nubes de gas y polvo que colapsan. Luego, un disco protoplanetario de sobrantes de gas y polvo rodea la estrella. Los planetas se forman a partir de este disco, utilizando los restos de gas y polvo que crearon la estrella para juntar material sólido para los planetas.

LEE: Astrónomos captan en una fotografía dos exoplanetas en crecimiento

Esto puede tener lugar en el transcurso de unos pocos millones de años a medida que los planetas crecen desde las lluvias de polvo hasta los objetos redondos con un núcleo sólido.

Los planetas nuevos, como los bebés, son algo tambaleantes. No forman una órbita estable alrededor de la estrella de inmediato, sino que se mueven dentro y fuera del rango. Al igual que los nuevos padres que establecen límites en su hogar para mantener a su hijo a salvo de posibles peligros, estos nuevos planetas necesitan algo para evitar que se tambaleen demasiado cerca de su estrella.

Los investigadores querían comprender qué mantenía a los nuevos planetas en línea, así como el mecanismo que permitía a las supertierras orbitar tan cerca de su estrella anfitriona que se deslizaban alrededor de la estrella una vez cada 10 a 12 días terrestres.

Las estrellas arrojan radiación inmensa. El disco protoplanetario a su alrededor contiene un límite llamado frente de sublimación de silicato, donde las temperaturas superan los 1200 Kelvin y las partículas de polvo como los silicatos se convierten en gas turbulento extremadamente caliente.

Un planeta rocoso cerca de la estrella, como una supertierra, viaja a través de ese gas y tiene un rastro de gas propio porque todavía se está formando. Cuando el planeta alcanza el límite, el gas más delgado y caliente de la estrella interactúa con el gas más denso del planeta, lo que resulta en una patada que rebota en el planeta.

MIRA: ¿Cómo se buscan nuevos planetas?

“¿Por qué hay tantas supertierras en órbita cercana, como nos ha demostrado Kepler? Porque los sistemas planetarios jóvenes tienen una barrera a prueba de bebés incorporada”, dijo Mario Flock, autor del estudio y experto postdoctoral en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Los investigadores dijeron que existe otra opción, que probaron al rastrear el movimiento de objetos mucho más pequeños del tamaño de guijarros. El gas delgado y caliente de la estrella gira rápidamente y cuando los objetos pequeños intentan esencialmente mantenerse al día con esta órbita rápida, son arrojados como un niño en un viaje de una montaña rusa demasiado rápida.

LEE: Colombiana que estudia cómo nacen los planetas ganó importante premio de física

Cuando se aplican a nuestro propio sistema solar, estas teorías apuntan a la sugerencia de un planeta rocoso más cercano a nuestro sol que Mercurio. ¿Simplemente no se formó el planeta o fue expulsado del sistema solar? Los investigadores creen que esta idea podría resultar intrigante para futuros estudios en el futuro.

Reflexionando sobre la idea, Flock dijo que es interesante pensar “no solo que nuestro Sistema Solar era a prueba de bebés, es posible que el bebé protegido haya ‘volado del nido’”.

CNN

Comments

Leave a Reply