Skip to Content
Noticias

El ascenso y caída de Evo Morales

(CNN) — Cuando Evo Morales llegó por primera vez al poder más de una década atrás, el primer presidente indígena de Bolivia prometió un Gobierno enfocado en las necesidades de los pobres.

Después de su primera campaña exitosa, se declaró una “pesadilla” para el Gobierno de Estados Unidos

“Detengamos la guerra falsa y tengamos una guerra efectiva contra las drogas”, dijo.

Evo Morales nació el 26 de octubre de 1959 y creció en una comunidad de agricultura rural.

Conquistó a los votantes prometiendo regresar lo que les habían quitado a los pobres y discriminados.

Morales apoyaba abiertamente los cultivos de coca y luchó los esfuerzos bolivianos y estadounidenses para erradicar el cultivo porque creía que era una parte de su cultura indígena.

“Esta hoja de coca representa los cultivos andinos. Representa el medio ambiente y la esperanza de la gente. No es posible que la hoja de coca sea legal para la coca cola y sea ilegal para otros consumos en nuestro país y en todo el mundo”, afirmó.

En 2008, audazmente sacó a la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. de Bolivia.

Y en 2013 sacó a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, acusándolo de meterse y conspirar contra su Gobierno, acusaciones que EE.UU. desestimaron y dijeron que no tenían base.

En 2011, dijo una convención de trabajadores agrícolas que temía que las autoridades de EE.UU. estaban tratando de poner algo algo en su avión presidencial para vincularlo al tráfico de drogas.

En 2013, el Tribunal Constitucional determinó que Evo Morales podría presentarse por tercera vez a una campaña presidencial, algo sin precedentes. La decisión fue declarada como abusiva por la oposición.

Morales dijo a una multitud de simpatizantes en La Paz en 2014 que prometía hacer de su país la capital energética de América del Sur.

“Este triunfo democrático del pueblo boliviano está dedicado a todos los pueblos de América Latina y del mundo que luchan contra el capitalismo y contra el imperialismo”.

Morales fue un líder agitador que, como otros latinoamericanos de su tiempo, abrazó el socialismo como respuesta a la desigualdad.

Pero no estuvo exento de la polémica.

Apoyó al exdictador cubano Fidel Castro y al fallecido presidente Hugo Chávez y también dijo que estaría dispuesto a considerar otorgar asilo a Edward Snowden, el excontratista de la NSA acusado de revelar documentos clasificados.

En 2015, Morales fue forzado a reconocer una relación secreta con una mujer que fue detenida por supuesta malversación de fondos.

A pesar de liderar a Bolivia a través de una era de crecimiento económico, la economía del país comenzó a decaer cuando los escándales lo rodearon.

En 2016, Morales perdió un referendo constitucional que le permitiría presentarse a unas elecciones cuarto período como presidente.

Reacio a renunciar al poder, Morales encontró una forma de volver a ser candidato después de que un fallo judicial le permitió aspirar de nuevo a la presidencia.

El 20 de octubre de este año, Morales al parecer había ganado un cuarto periodo como presidente, pero fue una elección señalada por la oposición por un supuesto fraude, algo que Morales negó.

Después de que los resultados se detuvieran por 24 horas el conteo mostró un fuerte cambio a su favor.

Los manifestantes llenaron las calles del capital administrativo de Bolivia y algunas muchedumbres enojadas llamaron a Morales un dictador.

El país caía en la agitación a medida que los llamados a que Morales dejara el poder se hacían más fuertes. Las Fuerzas Militares dijeron que no se enfrentarían a los manifestantes, y algunos policías se sumaron a la revuelta.

El domingo, los militares le pidieron a Morales que renunciara.

Al encontrarse sin fuerza, Morales cedió.

Después de cerca de 14 años como presidente, Morales deja atrás a una Bolivia que cambió mucho bajo su mando. Y también deja un vacío en el poder.

CNN

Comments

Leave a Reply