Skip to Content
Noticias

Los ganadores y perdedores del quinto debate demócrata, según Chris Cillizza

(CNN) — El quinto debate demócrata de la campaña presidencial de 2020 ya está en los libros.

Con solo seis candidatos calificados para el próximo debate, en diciembre, esta fue una última oportunidad para que algunos de ellos demostraran a los votantes que merecen quedarse en esta carrera.

Vi y tomé algunas notas sobre lo mejor y lo peor de la noche.

A continuación, mis ganadores y perdedores.

Ganadores

Amy Klobuchar: La senadora de Minnesota ha estado buscando desesperadamente su momento durante los primeros cuatro debates, y podría haber encontrado uno el miércoles por la noche. Klobuchar fue una de las pocas personas en el escenario que se enfrentó al alcalde de South Bend, Pete Buttigieg (más sobre eso a continuación) y su punto sobre que una mujer aún no ha sido elegida presidente fue fuerte: “Si crees que una mujer no puede vencer a Donald Trump, Nancy Pelosi lo hace todos los días”, dijo. El mayor problema de Klobuchar es que el carril central y pragmático ha sido dominado por Buttigieg y el ex vicepresidente Joe Biden. Su actuación el miércoles por la noche podría cambiar eso.

Andrew Yang: Claro, Yang no tuvo la oportunidad de decir una sola palabra en los primeros 30 minutos del debate. (Más o menos sorprendente dado que su arco en la carrera es directamente ascendente.) Pero cuando Yang tuvo la oportunidad de hablar, se encontró como, de lejos, el candidato en el escenario con quien más se puede identificar la gente. La frase de Yang cuando se le preguntó qué le diría a Vladimir Putin después de ser elegido presidente (dijo: “Perdón por vencer a tu hombre”) aterrizó bien. La candidatura de Yang todavía se siente demasiado lejos de donde está la gente, no está equivocado acerca de que los datos sean el nuevo petróleo, y existen fuertes defensas para su propuesta de ingreso básico universal, para que él sea un contendiente de primer nivel. Pero, hombre, ha superado drásticamente las expectativas.

Kamala Harris: A diferencia de los últimos debates, Harris parecía mucho más suelta, y dispuesta a arriesgarse. (Ella dijo que Trump había sido “punked” (“tomado del pelo”) por la política exterior en un momento dado). Esa soltura es probablemente el resultado del hecho de que Harris reconoce que tiene muy poco que perder debido a sus abismales números de encuestas y problemas monetarios. Pero independientemente de la razón, funcionó para la noche. Obtuvo lo mejor de la representante Tulsi Gabbard en un debate sobre la política exterior estadounidense, una reversión de un enfrentamiento entre las dos en el debate de CNN en Detroit, a fines de julio, y se dio cuenta de lo que su campaña quiere que sea: una luchadora por la persona promedio.

Pete Buttigieg: Era como si los otros nueve candidatos ignoraran por completo que las encuestas publicadas en los últimos días mostraban al alcalde de South Bend como el favorito en Iowa y surgiendo en Nueva Hampshire. Con la excepción de un gancho suave de Klobuchar, nadie realmente se enfrentó a Buttigieg, y él pareció obtener lo mejor de Gabbard en un enfrentamiento directo sobre los militares y el papel que EE.UU. debería jugar en el extranjero. En un momento de la segunda hora, los moderadores hablaron a Harris por su ataque a Buttigieg por su falta de atractivo con los votantes negros. ¡Pero ella dijo que estaba de acuerdo con él! Buttigieg me pareció demasiado rutinario y programático, a veces parecía que estaba recitando un discurso que memorizó, pero su campaña estará encantada de que se aleje de este debate sin un rasguño. Además, escucharás esta línea de Buttigieg mucho en el análisis del debate: “Sé que desde la perspectiva de Washington, lo que sucede en mi ciudad puede parecer pequeño, pero francamente, donde vivimos, las luchas internas en el Capitolio es lo que parece pequeño”.

Perdedores

Los debates: Los debates son, um, sobre debates. Los candidatos hablan sobre donde difieren en temas clave para que los votantes estén completamente informados sobre las opciones que tienen ante sí. Eso no fue lo que sucedió en Atlanta el miércoles por la noche. En cambio, se les preguntó a los candidatos sobre cuestiones en las que están de acuerdo total y completamente (¿qué candidato presidencial demócrata no va a apoyar destituir a Trump?) o se les dio amplios espacios para ofrecer discursos esencialmente practicados. Un votante indeciso que sintonice para averiguar dónde están las diferencias entre los candidatos se sentiría muy decepcionado.

Joe Biden: La respuesta de apertura del ex vicepresidente fue déeeeebil. Y todo empeoró dado que la pregunta era una pelota suave absoluta: ¿cómo se sintió al ser atacado por Trump? En media hora del debate, Biden encontró su equilibrio; su respuesta sobre por qué quería ser presidente y por qué estaba singularmente listo para hacer el trabajo fue su mejor respuesta de toda la temporada de debates. Pero luego las cosas cambiaron. El senador de Nueva Jersey, Cory Booker, anotó con un golpe en la equivocación de Biden sobre la legalización de la marihuana. (“Pensé que podrías haber estado drogado cuando lo dijiste”, bromeó Booker, con la risa de la multitud). Y Biden cometió algo por lo que es conocido: un error no forzado. Al hablar sobre la violencia doméstica, dijo que las personas simplemente deben seguir “golpeando” el problema. Sé lo que quiso decir. Pero esa fue definitivamente una mala elección de palabras. Y luego otro: dijo que tenía el apoyo de la única mujer negra elegida para el Senado. Excepto que olvidó que Harris estaba en el escenario. “Orgullosa de ser la segunda mujer negra elegida para el Senado de Estados Unidos. #DemDebate”, tuiteó Harris poco después. (Biden parecía referirse a la exsenadora de Illinois Carol Moseley Braun, la primera mujer negra elegida para el Senado, aunque no la única. Moseley Braun es una gran defensora de Biden).

MIRA: Trump, migrantes y vulnerabilidad, los temas del debate demócrata

El cuidado de la salud: El tema que ha sido decisivo en cada una de las últimas cuatro elecciones (al menos) es la atención médica. También es el tema en el que los cuatro favoritos: Buttigieg, Biden, Warren y Sanders no están de acuerdo. Entonces, ¿por qué entonces solo tuvimos unos minutos del debate dedicado a ello? Y ninguna de las diferencias entre los candidatos, “Medicare para todos” o no, se litigó de manera significativa. ¿Eh?

Tom Steyer: Rápido, nombra algo que el multimillonario dijo en el debate. Correcto. Y ese es el problema. Steyer y su campaña tuvieron que estar encantados de que Biden, de alguna manera inexplicable, se peleara con él por su participación en la industria del carbón, pero esa pelea fracasó antes de que realmente comenzara. Steyer no va a ninguna parte, tiene mucho dinero y está dispuesto a gastarlo, pero realmente necesita encontrar una manera de causar una buena impresión. Y no lo hizo el miércoles por la noche.

CNN