Skip to Content

¿Se pueden prevenir los tiroteos masivos? Estos países lo han intentado

KVIA

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — Los tiroteos registrados en las últimas semanas en Estados Unidos, incluido el ocurrido este martes en una escuela primaria de Texas, vuelven a poner el foco en el debate sobre el aumento de la violencia con armas de fuego en el país y su regulación.

Hace una semana durante su visita a Buffalo donde un joven de 18 años mató a 10 personas en un supermercado, el presidente Joe Biden abordó la violencia armada en Estados Unidos: el país registra al menos 198 tiroteos masivos solo en lo que va del 2022 según el Archivo de Violencia Armada, que, al igual que CNN, define un tiroteo masivo cuando cuatro o más personas recibieron disparos, sin incluir al atacante.

Ese mismo día el asesor adjunto de seguridad nacional en el Consejo de Seguridad Nacional, sugirió que nuevas acciones ejecutivas sobre armas podrían estar en camino, pero no dio más detalles.

“Tenemos un problema con las armas de fuego en este país”, dijo Josh Geltzer a Kaitlan Collins de CNN en el programa “New Day”.

En abril, Biden anunció nuevas regulaciones contra las armas de fuego, específicamente las de fabricación casera, en medio de la presión cada vez mayor que enfrenta para tomar medidas que apunten a la crisis nacional de violencia armada.

Los defensores de la Segunda Enmienda niegan que el hecho de restringir las leyes de armas vaya a conducir a una disminución de tiroteos masivos. Pero, después de tragedias similares en el Reino Unido, Finlandia, Noruega y Australia, se han implementado cambios generalizados en las leyes de armas, lo que a menudo ha tenido resultados dramáticos.

Australia

En uno de sus primeros actos como líder, el primer ministro John Howard anunció reformas muy importantes a las leyes australianas de control de armas, tan solo 12 días después de que 35 personas murieron a manos de un pistolero solitario empuñando un rifle semi automático de estilo militar en un lugar turístico popular de Tasmania, el 28 de abril de 1996.

Foto del 29 de abril de 1996 que muestra los restos de la casa de huéspedes en Hobart desde el que un hombre armado, identificado como Martin Bryant, mató a 34 personas e hirió a otras 19. (Crédito:WILLIAM WEST/AFP/Getty Images)

En la oleada de la conmoción pública contra la que llegó a ser conocida como la masacre de Port Arthur, la medida para adoptar controles de armas más estrictos fue dirigida por Howard, quien había asumido el cargo apenas siete semanas antes.

Él lanzó su campaña en contra de las armas a lo largo de todo el país y, en determinado momento, abordó a una concentración de personas a favor de las armas usando un chaleco a prueba de balas. También supervisó un exitoso esquema de “recompra” de armas que sacó de circulación alrededor de 650.000 armas.

Fueron prohibidos los rifles y las escopetas de alto calibre, las licencias fueron restringidas y las armas de fuego restantes fueron registradas para uniformar los estándares nacionales… un logro que fue visto por muchos en el país como el legado imperecedero de Howard.

Australia ha sido comparada con Estados Unidos por su “mentalidad del salvaje oeste”. Pero, a diferencia de Estados Unidos, no hay derecho constitucional para portar armas y la propiedad de revólveres es notablemente inferior.

En los años posteriores a la masacre de Port Arthur, el riesgo de muerte por disparos en Australia cayó más del 50%… y se mantuvo allí. Un estudio del 2012 de Andrew Leigh, de la Universidad Nacional Australiana, y de Christine Neill, de la Universidad de Wilfrid Laurier, también descubrió que en la década siguiente, la recompra condujo a una caída de casi el 80% en las tasas de suicidio por armas de fuego.

Reino Unido

El 19 de agosto de 1987, Michael Ryan de 27 años de edad, emprendió una sangrienta masacre durante varias horas en la ciudad de Hungerford, Berkshire, al sur de Inglaterra, armado con una pistola, una granada de mano y un rifle automático, en la que asesinó a 16 personas e hirió casi a una docena más.

Tras la masacre de Hungerford, Gran Bretaña introdujo una nueva legislación –la (Enmienda a la) Ley de Armas de Fuego de 1988– la cual hizo obligatorio el registro de armas de fuego para su propiedad y prohibió las armas semiautomáticas y las de acción de bombeo.

Reino Unido endureció las normas contra armas luego de tiroteos masivos de 1987 y 1996.

Nueve años después, Thomas Hamilton de 43 años de edad, irrumpió en una escuela en la ciudad de Dunblane en la parte central de Escocia central y se embarcó en un terrible tiroteo que provocó la muerte de 16 niños de cinco y seis años, y de su profesor.

Al año siguiente se aprobó una nueva ley que prohibió la posesión privada de todas las armas cortas en el Reino Unido, seguida de una campaña pública de gran éxito en los meses posteriores a Dunblane que incluían una petición que se entregó al gobierno con casi 750.000 firmas.

Sin embargo, Gran Bretaña se vio sacudida por otra masacre en junio del 2010, cuando un pistolero solitario, nombrado como Derrick Byrd, mató a 12 personas e hirió casi a otras 30 después un de tiroteo que duró alrededor de cuatro horas en la zona rural de Cumbria, al norte de Inglaterra. El cuerpo del taxista de 52 años de edad, fue encontrado junto a dos potentes rifles, uno de ellos equipado con una mira telescópica.

La tragedia volvió a plantear preguntas sobre la eficacia de las leyes de armas de Gran Bretaña, después de que se reveló que Byrd tenía licencia para portar armas de fuego. El proceso de solicitud de licencia implica ser sometido a una investigación de parte de la policía y que el médico del solicitante evalúe su aptitud para poseer un arma.

Finlandia

El 7 de noviembre del 2007, un adolescente abrió fuego con una pistola en su escuela secundaria en la ciudad de Tuusula, al sur de Finlandia, y mató a ocho personas antes de quitarse la vida con la misma arma. En la escena se encontraron alrededor de 69 proyectiles y más de 320 balas sin usar.

Un video del supuesto asesino fue subido a YouTube el 6 de noviembre de 2007, un día antes del tiroteo de Tuusula, donde un hombre de 18 años mató a siete personas e hirió a más de una docena de personas. (Crédito: Timo Jaakonaho/AFP/Getty Images)

La policía dijo que Auvinen, quien no poseía historial delictivo, obtuvo una licencia para el arma el mes anterior a los hechos y con regularidad practicaba el tiro al blanco como pasatiempo en un campo de tiro local.

Al año siguiente, el país quedó paralizado por la noticia de otro tiroteo masivo. Durante 90 minutos, 10 personas murieron cuando Matti Juhani Saari, quien usaba un pasamontañas y traje militar negro, disparó indiscriminadamente a lo largo del campus de la Escuela de Hospitalidad, en la ciudad de Kauhajoki, al suroeste de Finlandia.

A raíz de los tiroteos, el gobierno de Finlandia emitió nuevas directrices sobre el uso de armas de fuego, en especial sobre revólveres y pistolas. Ahora se les exige a los nuevos solicitantes de licencias de armas de fuego que demuestren que durante un año han sido miembros activos de un club de armas y son investigados por su médico y por la policía.

La edad mínima para adquirir licencias de armas de cañón corto se ha incrementado a 20 años, mientras que la edad mínima para rifles de cacería es de 18 años. Ahora los permisos son válidos por un periodo de cinco años antes de ser revisados.

En el 2013, se emitieron 59.324 permisos de armas, una disminución del 30% desde el 2007, cuando se otorgaron 85.409 permisos, según los medios de comunicación finlandeses.

Noruega

El 22 de julio del 2011 permanecerá en la memoria de todos los noruegos tras la matanza de ese día.

Tras detonar una bomba afuera de la oficina del primer ministro en Oslo, lo que provocó la muerte de ocho personas, Anders Behring Breivik tomó un ferry a la isla de Utoya y emprendió un tiroteo de enormes proporciones que le quitó la vida a 69 personas que habían asistido a un campamento juvenil.

Anders Behring Breivik fue acusado como el responsable de la masacre de Oslo. Fue condenado a 21 años de prisión. (Crédito: ODD ANDERSEN/AFP/Getty Images)

Las autoridades dijeron que Breivik deambuló por la isla y le disparaba a los campistas. Después fue condenado a 21 años en prisión.

A pesar de que la posesión y el tipo de municiones permitidas para su uso están estrictamente reguladas, un informe independiente calificó los controles de armas noruegos como “inadecuados”. Este exigió la prohibición total de las armas semiautomáticas como las que Breivik compró con relativa facilidad.

Al igual que Finlandia, Noruega tiene un gran número de armas en circulación debido a que la cacería es un pasatiempo nacional. Según la “Small Arms Survey 2007: Guns and the City” (Encuesta de armas pequeñas del 2007: las pistolas y la ciudad), existen casi 32 armas de fuego por cada 100 personas en Noruega, frente a las 88,82 por cada 100 habitantes en Estados Unidos.

Con información de Maegan Vazquez, Kate Sullivan y Kevin Liptak de CNN

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content