Skip to Content
Noticias

La pandemia de coronavirus ha sido catastrófica para limpiadoras y niñeras

(CNN) — Antes de que el coronavirus llegara a Estados Unidos, Betania Shephard limpiaba entre seis y ocho apartamentos y casas en una semana normal. En estos días, casi todos sus clientes han cancelado. Algunas semanas, no ha podido encontrar trabajo en absoluto.

A medida que las personas limitan el contacto con los demás y se quedan en casa tanto como sea posible frente al coronavirus, las trabajadoras domésticas como Shephard, cuyos medios de subsistencia dependen de estar en las casas de otros o cuidar a sus seres queridos, se ven particularmente afectadas.

“La situación del coronavirus me hace sentir triste”, dijo Shephard. “Pero también me hace sentir enojada. Debido a todo lo que está sucediendo con el virus, siento que mis empleadores no me cuidan, y no toman ninguna medida para protegerme o hacer un esfuerzo para que yo no me enferme”.

Casi todos los clientes de Betania Shephard, quien limpia apartamentos y casas en el área de Filadelfia, cancelaron todos sus servicios sin pago.

Shephard es una de las aproximadamente 2,5 millones de trabajadoras domésticas en Estados Unidos, y no es la única en la lucha por mantener el trabajo durante la pandemia. Las trabajadoras domésticas brindan servicios en los hogares de una persona o una familia, incluyendo cuidado de niños, asistencia a personas mayores dependientes, limpieza de casas y otras tareas domésticas.

Se estima que el 65% de las trabajadoras domésticas, en su mayoría mujeres de color e inmigrantes, no tienen seguro médico. Y el 60% gasta más de la mitad de sus ingresos en pagos de alquiler o hipoteca, según una encuesta de 2017 de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas. Una abrumadora mayoría de ellas no recibe pago por días de enfermedad o vacaciones.

Ahora, aquellas que trabajan como niñeras y amas de casa enfrentan un nuevo obstáculo: los sueldos suspendidos, ya que las familias para las que trabajan no necesitan ayuda adicional mientras están confinadas.

“Esta es una fuerza laboral que antes del virus era increíblemente insegura y vulnerable en términos de los bajos salarios que ganan”, dijo Ai-Jen Poo, directora ejecutiva de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas. “Literalmente viven pago a pago. Sin ahorros. Sin amortizaciones. Sin capacidad de soportar ningún tipo de emergencia financiera. Sin beneficios. Sin tiempo libre remunerado. Sin días de enfermedad remunerados”.

Los clientes cancelan, pero las facturas siguen llegando

Para Shephard, un ama de llaves en el área de Filadelfia, la pandemia la ha llevado a una pérdida sustancial de ingresos.

Las propiedades y las familias de Airbnb para quienes ha prestado servicios de limpieza la han suspendido por el momento, y ha estado buscando por todas partes donde pueda encontrar más trabajo.

“Como trabajadoras domésticas hemos pagado nuestro tiempo libre”, dijo Shephard. “En momentos como este, queda demostrado cómo lo necesitamos [ese dinero] desesperadamente mientras los gastos continúan”.

Shephard, quien se ocupa de su esposo y sus dos hijos, dijo que está más preocupada por pagar la factura de su teléfono celular, porque así es como coordina y encuentra trabajo. También hay facturas de agua, electricidad y gas que siguen llegando.

Betania Shephard con su hijo, de 10 años, y su hija, de 7.

Una de las familias para las que trabaja Shephard le ofreció pagarle a pesar de que ya no va a limpiar a su casa, dijo. Ella les dijo que esperaran a darle el cheque de pago hasta que lo necesitara absolutamente. Si bien las finanzas son difíciles ahora, ella sabe que las cosas podrían empeorar.

Otras trabajadoras domésticas dijeron que no se les había ofrecido asistencia de parte de sus empleadores durante este tiempo.

Angélica Martínez comentó que su madre anciana, de quien pidió no se revelara su nombre y edad, ha sido ama de llaves en Nueva York durante más de 20 años, desde que emigró a los Estados Unidos desde Colombia.

La semana pasada, los clientes de su madre, algunos de los cuales había servido durante más de una década, cancelaron abruptamente sus servicios justo antes de que se presentara a trabajar, dijo Martínez.

Dada la gran propagación del virus en la ciudad, Martínez explicó que le dijeron a su madre que sería mejor que ella no fuera a trabajar y que volverían a ponerse en contacto con ella cuando la crisis se calmara.

Ninguno de ellos ofreció pagarle a su madre, dijo Martínez.

Si bien no esperaba que sus clientes le pagaran indefinidamente por el trabajo que no podía realizar, Martínez dijo que su madre se sintió decepcionada de que no parecieran preocuparse por su bienestar durante esta crisis.

Su trabajo de limpieza es su única fuente de ingresos.

“Si no has perdido tus ingresos y contratas a un ama de llaves regular, esto es algo que está en tu presupuesto. Tienes presupuestado esto”, dijo. “En medio de una crisis, ¿por qué no continúas pagándoles? ¿Por qué es algo que hay que pedir?”.

Afortunadamente, Martínez dijo que ella y su hermano tienen trabajos de tiempo completo que pueden hacer desde casa. Planean mantener a su madre, aunque el dinero será escaso.

“Esta crisis realmente está desenmascarando todas estas partes feas de nuestra sociedad y cómo funcionamos y cómo nos tratamos”, dijo Martínez.

Los trabajadores enfrentan una elección imposible

En la era del coronavirus, las trabajadoras domésticas enfrentan una elección imposible, dijo Poo.

“Tienen que elegir entre ir a trabajar y, literalmente, mantenerse a sí mismas y a sus familias saludables, sin tener idea de dónde obtendrán sus ingresos si deciden quedarse en casa”, dijo.

A sus ansiedades se suma la realidad de que las trabajadoras domésticas a menudo no reciben las mismas protecciones laborales extendidas a otros trabajadores. No se les paga tiempo libre o días de enfermedad pagados. Algunos no califican para el desempleo. Otros son inmigrantes indocumentados y, por lo tanto, no son elegibles para programas de beneficios federales.

“Es una forma increíblemente precaria de trabajar en nuestra economía y, sin embargo, muy importante”, dijo Poo.

La Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas ha recaudado más de 3 millones de dólares para su Fondo Coronavirus Care con el propósito de apoyar a las trabajadoras durante la crisis, según la organización.

Betania Shephard dijo que saber que existe un fondo de emergencia de este tipo le ha dado una sensación de calma durante un tiempo que, de otra manera, sería aterrador e incierto.

Como las personas en las que confiaba para ganarse la vida ya no la apoyan, es reconfortante saber que, al menos por ahora, alguien sí.

CNN

Comments

Leave a Reply