Skip to Content

Cómo el gasoducto de US$ 11.000 millones de Putin dividió a la OTAN y a la Unión Europea en un momento de crisis

Pexels

Juan Pablo Elverdin

Londres (CNN Business) — Un gasoducto submarino destinado a suministrar gas de Rusia a Alemania se ha convertido exactamente en lo que los dos países siempre han insistido en que nunca sería: un arma en una crisis geopolítica.

Estados Unidos, Reino Unido, Ucrania y varios estados miembros de la Unión Europea se opusieron ferozmente al gasoducto desde que se anunció por primera vez en 2015, advirtiendo que el proyecto impulsaría la influencia de Moscú en Europa.

El oleoducto de 1.200 km se completó en septiembre y ahora está a la espera de la certificación final. Pero aunque el oleoducto aún no está operativo, ya ha actuado como una enorme cuña entre los aliados tradicionales en un momento de enormes tensiones entre Rusia y Occidente.

Según los expertos, eso por sí solo es una victoria para el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Putin quiere dividir a Europa y chantajea con el precio del gas para el bloque de países, según experto

Kristine Berzina, miembro del German Marshall Fund of the United States, un centro de investigación no partidista, dijo que Moscú se ha beneficiado del drama en torno al gasoducto. “Todo lo relacionado con el gasoducto Nord Stream 2 ha sido una victoria para Rusia”, dijo a CNN.

“Dado que el objetivo de Rusia es dividir a todo el mundo, si buscan romper la unidad en la Unión Europea y en la OTAN, este oleoducto ha sido un recipiente maravilloso”.

Durante años, tanto Rusia como Alemania argumentaron que el gasoducto es una empresa puramente comercial y no tiene nada que ver con la política.

¿Cuáles son las dos estrategias principales de Putin? 2:08

Pero en Europa central y oriental, donde el suministro de gas procedente de Rusia desempeña un papel esencial en la generación de electricidad y la calefacción doméstica, pocos temas son más políticos que la seguridad energética. Con los precios del gas natural ya cerca de un récord, muchos temen que una mayor tensión pueda causar más dolor a los consumidores europeos.

Y aunque Rusia ha negado que utilice la energía para presionar a Europa, la Agencia Internacional de la Energía culpó a Moscú de contribuir a la crisis de los precios del gas en Europa al cortar el suministro.

EE.UU. y Europa se están preparando para la posibilidad de que Rusia pueda armar sus exportaciones de gas a Europa para tomar represalias por las posibles sanciones. El gobierno de Biden mantuvo conversaciones periódicas con varios países de Europa, Oriente Medio y Asia sobre la posibilidad de aumentar su producción de gas natural licuado a Europa en caso de que una invasión rusa de Ucrania provoque una escasez de gas, dijeron a CNN varios funcionarios estadounidenses familiarizados con las conversaciones.

Como mayor cliente de gas de Rusia, Alemania se había mostrado reacia a utilizar el gasoducto para presionar a Moscú. Hace menos de dos semanas, la ministra de Defensa de Alemania, Christine Lambrecht, advirtió que no se debía arrastrar a Nord Stream 2 al conflicto.

Sin embargo, a medida que aumentaban las tensiones entre Rusia y Occidente en torno a Ucrania, los alemanes abandonaron discretamente esta afirmación. Bajo la presión de Estados Unidos, la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, reconoció la semana pasada que el gasoducto Nord Stream 2 podría incluirse en un paquete de sanciones contra Rusia por su implicación en Ucrania.

Al mismo tiempo, EE.UU. hredujo un poco su oposición al gasoducto. A principios de este mes, el Senado de EE.UU. votó en contra de la legislación del senador republicano Ted Cruz de Texas para sancionar a las entidades asociadas con Nord Stream 2. El principal argumento del gobierno de Biden era que las sanciones al gasoducto socavarían los esfuerzos de EE.UU. para disuadir la amenaza rusa al dar a Occidente menos influencia.

ANÁLISIS | Biden aumenta la presión mientras Putin estudia la invasión de Ucrania

“Putin quiere ver el Nord Stream 2. Si de alguna manera se acaba con él antes de una posible invasión, tendrá una razón menos para no invadir Ucrania”, dijo el presidente de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, Bob Menéndez.

Ucrania y otros países del este de Europa advirtieron que el nuevo gasoducto podría hacer que la región sea más vulnerable a los caprichos de Rusia.

Las disputas sobre los precios de la energía han plagado la relación entre Rusia y Ucrania desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, con Rusia cortando sus suministros de gas a Ucrania en varias ocasiones. En estos momentos, Rusia necesita a Ucrania, porque gran parte del gas que vende a Europa sigue fluyendo al resto del continente a través del territorio ucraniano.

Al pasar por encima de Ucrania, el Nord Stream 2 facilitaría el aislamiento de este país por parte de Rusia.

La decisión de Alemania de no suministrar armas a Ucrania complica aún más la situación. Mientras que otros países de la OTAN, como Estados Unidos, Reino Unido y la República Checa, han dicho que enviarían armas al país, Alemania se ha negado hasta ahora, lo que provocó las críticas de los funcionarios ucranianos.

Las polémicas declaraciones del jefe de la armada alemana, el vicealmirante Kay-Achim Schönbach, sobre que Putin “probablemente” merece respeto y que sugirió que Ucrania había perdido definitivamente la península de Crimea, en el Mar Negro, a manos de Rusia, no han hecho más que aumentar las tensiones. Mientras que Schönbach dimitió por los comentarios, el embajador de Ucrania en Alemania, Andrij Melnyk, dijo el domingo que el gobierno alemán “tiene que cambiar su rumbo hacia Kiev” para “restaurar la plena confianza en la política alemana.”

El gasoducto es especialmente valioso para Rusia, que depende de las exportaciones de petróleo y gas para más del 40% de sus ingresos públicos. Si entra en funcionamiento, suministrará 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año directamente desde Rusia a Europa. Gazprom, la empresa estatal rusa propietaria del gasoducto, dijo que su precio medio de exportación era de US$ 280 por 1.000 metros cúbicos de gas en 2021, lo que significa que el nuevo gasoducto podría valer más de US$ 15.000 millones al año.

Gazprom ya invirtió unos US$ 11.000 millones en el proyecto.

“Occidente necesita todas las formas posibles de influencia que pueda conseguir para disuadir a Rusia de invadir Ucrania”, dijo Berzina, añadiendo que no sancionar el gasoducto ahora significa que podría ser utilizado como palanca en el futuro. “Las ambiciones de Rusia en este momento son enormes y las peticiones explícitas que hizo a Occidente sobre el regreso de las tropas a donde estaban a principios de los 90 y para cerrar la puerta a la expansión de la OTAN, no están en línea con los valores de Occidente, por lo que Occidente realmente no puede dar a Rusia lo que quiere allí”.

Andrey Kortunov, director general del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, dijo que Moscú ve el proyecto Nord Stream como una prueba de la autonomía estratégica de la UE con respecto a Estados Unidos.

“Si el proyecto Nord Stream 2 se va al garete, lo cual es posible, serviría para confirmar esta percepción de que Europa no es un socio fiable y no se puede trabajar con la Unión Europea porque no pueden ponerse de acuerdo en nada y no pueden tomar ninguna decisión. Así que si se quiere conseguir algo, hay que ir a Washington”, dijo.

Rusia advirtió en repetidas ocasiones a Occidente que no arrastre el Nord Stream 2 a la crisis política. El ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo que los intentos de politizar la cuestión del Nord Stream 2 eran “contraproducentes”.

Pero aunque el gasoducto es muy valioso para Putin, es dudoso que pueda desempeñar un papel decisivo para persuadirle de que reduzca sus planes de cruzar la frontera de Ucrania.

“Si fracasa, será una gran pérdida para Gazprom y la economía rusa, pero no es que los rusos vayan a decir que vale, que puedes seguir adelante con la ampliación de la OTAN, pero mientras Nord Stream 2 esté operativo, no pasa nada”, dijo Kortunov.

“La pregunta es ¿cuál es el objetivo final [de Putin]? Tiene el dinero, las reservas de divisas que Rusia ha ahorrado, puede permitirse perder dinero en este momento… ¿es la relación económica, el gasoducto, un coste que está dispuesto a pagar?” añadió Berzina.

Natasha Bertrand de CNN contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content