Skip to Content

Cómo unas vacaciones en Hawai pueden ser relajantes para los turistas… pero perjudiciales para sus residentes

KVIA

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — El Hawai que ven la mayoría de los turistas es uno de aguas azules y centros turísticos imponentes, de “aloha”, “ohana” y hula.

Pero tal como existe ahora, la poderosa industria del turismo dicta la vida de los nativos hawaianos, a menudo para peor, dijo Kyle Kajihiro, profesor de la Universidad de Hawai en Manoa y activista por los derechos de los nativos.

La industria del turismo en Hawai impulsa sus ingresos estatales, pero esa dependencia del turismo ha resultado en que los nativos hawaianos se vean obligados a abandonar sus hogares, y el cambio climático está causando estragos en el paisaje natural y la falta de respeto por el estado número 50 de Estados Unidos que también es el tierra ancestral de más de medio millón de personas.

“Creo que es demasiado fácil para la gente visitar lugares como Hawai”, dijo Kajihiro. “Condiciona a los visitantes a sentirse con derecho”.

La industria debe cambiar para mejorar el futuro de los nativos hawaianos, dijo Kajihiro a CNN. Es uno de varios residentes que han trabajado para educar a los visitantes y devolver algunos elementos de la cultura hawaiana a las personas de quienes se originó. Si los visitantes de Hawai se descentran y, en cambio, se llevan consigo el respeto y la voluntad de aprender, o eligen no visitarlo en absoluto, entonces Hawai puede conservarse para las personas que lo han llamado hogar durante siglos, dicen los activistas.

Conoce las espectaculares experiencias que Hawai ofrece a turistas 0:48

Para muchos residentes, vivir en Hawai no es estar en vacaciones permanentes

El turismo es la fuente de capital privado más grande de la isla, según la Autoridad de Turismo de la isla. Incluso en medio de la pandemia de covid-19, sigue siendo increíblemente lucrativo: solo en abril, los visitantes de Hawai gastaron más de mil millones de dólares en las islas, según un informe estatal que marca la recuperación del turismo desde el comienzo de la pandemia de covid-19.

Pero lo que es rentable para la economía de la isla puede tener un impacto negativo en la vida de los nativos hawaianos y de los residentes de todo el año. Para combatir las condiciones de sequía, el año pasado se les pidió a los residentes que redujeran su consumo de agua o enfrentarían una multa, mientras que los grandes centros turísticos continuaron usando mucha más agua. Hay millones de visitantes anuales más que residentes permanentes (en 2021, hubo más de 6,7 millones de visitantes en comparación con los 1,4 millones de residentes), lo que puede provocar un aumento de las emisiones de carbono y el uso excesivo de sus playas, rutas de senderismo y otras maravillas naturales. Hawai incluso ha sido llamada la “capital mundial de la extinción” por la cantidad de especies que se han extinguido o están en alto riesgo de desaparecer.

El National Pearl Harbor Memorial es una parada en Kajihiro DeTours, donde los visitantes hablan sobre la militarización desenfrenada de Hawai por parte de los Estados Unidos en los siglos XIX y XX.

También tiene el costo de vida más alto del país, en parte debido a que el estado tiene que importar alrededor del 90% de sus bienes. Su mercado inmobiliario es uno de los más caros del país, informaron ProPublica y Honolulu Star-Advertiser en 2020, y con una gran demanda de tierra y una cantidad limitada, los nativos hawaianos pueden pasar décadas esperando para recuperar la tierra ancestral, lo que lleva a algunos a mudarse de las islas.

“El turismo normaliza y oculta la realidad distópica actual que experimentan muchos kānaka maoli y las comunidades pobres de inmigrantes en Hawai”, dijo Kajihiro a CNN. (Kānaka Maoli es el término en idioma hawaiano para los hawaianos nativos).

Para empoderar a los hawaianos nativos y devolverles algunos de sus derechos, la industria del turismo debe cambiar, comenzando con su ethos, dijo Kajihiro.

Kyle Kajihiro, a la izquierda, y Terrilee Keko’olani ofrecen recorridos alternativos por lugares emblemáticos de Hawái para mostrar cómo el colonialismo, el turismo y la militarización afectan a las islas y a los residentes. (Crédito: Marco Garcia/The New York Times)

La historia real de Hawai más allá del turismo

En un esfuerzo por recuperar las historias de Hawai y educar a los residentes y visitantes sobre los impactos de la colonización, la militarización y el turismo, Kajihiro creó el Proyecto Hawai’i DeTour. El programa, que dirige con la activista de toda la vida Terrilee Kekoʻolani, tiene como objetivo “intercalar un relato histórico más crítico de Hawai” con la esperanza de que inicie conversaciones sobre responsabilidad social y genere solidaridad con la justicia social y los esfuerzos de los activistas ambientales en Hawái.

Kajihiro lleva a DeTours a lugares como el centro de Honolulu para hablar sobre la antigua soberanía de la isla; al Palacio ‘Iolani, donde EE.UU. apoyó un golpe liderado por colonos blancos contra la reina Lili’uokalani; a hitos militares como el memorial de Pearl Harbor para discutir los esfuerzos estadounidenses para transformar partes de Hawai en bastiones militares.

Aunque Kajihiro no anuncia sus servicios, los visitantes los buscan cada vez más. Si bien prioriza a los grupos educativos y políticos que pueden ayudar a crear cambios a nivel local, ha visto tanto a residentes como a visitantes en sus recorridos, algunos de los cuales se involucran en las causas que destaca.

“Supongo que podría verse como una buena señal de que la gente quiere aprender y ser más responsables como viajeros”, dijo. “Pero también hay mucha gente que simplemente quiere la novedad de un tour de ‘reality’ o busca aliviar su culpa haciendo un turismo más ‘socialmente responsable’. No estoy interesado en darle permiso a la gente para visitar Hawái sin sentir culpa”.

Una forma de apoyar a los nativos hawaianos es no visitarlos, dicen algunos

Dos educadores en Hawai tomaron prestado el nombre de la operación de Kajihiro para su libro, que también comparte sus principios. “Detours: A Decolonial Guide to Hawai’i”, coeditado por Vernadette Gonzalez y Hōkūlani Aikau, no es una guía ordinaria: es un llamado a la acción.

El libro está diseñado para educar a los lectores sobre el pasado y el presente de Hawai y los impactos negativos de la colonización, la militarización y el turismo. Incluso si los lectores nunca llegan a la isla, las historias los transportan a algunos de los sitios a los que Kajihiro lleva a sus grupos. En la introducción del libro, González y Aikau escriben que no todos los lectores serán “invitados o autorizados a ir a todos los lugares que se describen”, y algunos lugares se omitieron por completo porque “no están destinados a personas ajenas”.

La relación de muchos turistas con Hawai es extractiva, escriben González y Aikau, y esa relación debe cambiar a una de apoyo si los turistas de Hawai conocen y el Hawai en el que viven sus residentes ha de continuar existiendo. Aún mejor, escriben, sería elegir no ir de vacaciones a Hawai.

“A veces, la mejor manera de apoyar la descolonización y el resurgimiento de Kanaka ‘Ōiwi (nativos hawaianos) es no venir como turista a nuestro hogar”, escriben los editores.

Este rincón de Europa quiere que los nómadas digitales se trasladen allí. Estas personas ya lo hicieron

La mejora del turismo comienza con el respeto por las islas y los nativos hawaianos

Por supuesto, siempre habrá turistas en Hawai mientras siga siendo la principal industria de las islas, y mientras sus playas atraigan a huéspedes con mucho dinero. La Asociación de Turismo Sostenible de Hawai, una organización sin fines de lucro, conecta a los turistas con las atracciones locales que enfatizan la responsabilidad cultural y ambiental.

The Coconut Traveler, una empresa de viajes creada por Debbie Misajon, nieta de inmigrantes filipinos que se mudaron a la islapara trabajar en las plantaciones de caña de azúcar, está dirigida a huéspedes adinerados y cobra una tarifa de turismo responsable, el 100% de la cual se destina a organizaciones locales que trabajan para mantener la belleza natural de Hawái. Reenfocar el enfoque de un viaje a Hawái del huésped a la isla y sus residentes podría aligerar la huella que deja un turista allí, dijo Misajon a CNN.

“Estoy a favor de venir y disfrutar de las islas, pero animo a las personas a encontrar formas de ser parte de la solución”, dijo Misajon. “Puede ser trillado, pero gaste su dinero localmente”.

Hacer cambios fundamentales en la industria del turismo debe comenzar con devolver los derechos a los nativos hawaianos y permitirles decidir cómo quieren que se comparta y consuma su cultura, en todo caso, dijo Kajihiro. Ya existe un modelo de esto en Nueva Zelandia, donde los maoríes tienen control sobre cómo los turistas representan y experimentan su cultura, dijo, con énfasis en el respeto mutuo.

“Abolimos la palabra ‘turismo'”, dijo Kajihiro. “El término mismo privilegia al consumidor, el acto de consumir lugares y la relación transaccional”.

En cambio, dijo, los visitantes deberían “reconsiderar viajar como si entraran en la casa de otra persona”. Alguien que es invitado en la casa de otra persona puede traer un regalo o expresar su gratitud a su anfitrión de otras maneras, dijo.

“Como visitante, tienes la carga de aprender, actuar con responsabilidad, no ser una carga y respetar a tus anfitriones”, dijo Kajihiro.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KVIA ABC 7 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content